Cuando las mentes más brillantes no lo son - 3ª. parte

Ramón Arias | 19 de junio de 2015

La segunda parte de lo que Jesús contestaría a la pregunta: ¿Está el pueblo de Dios condenado a ser siervos de los poderosos y de gran alcance? Esta respuesta se encuentra en Su parábola del administrador deshonesto en Lucas 16:1-13. Muchos encuentran esta parábola no sólo difícil de entender, pero muy preocupante ya que a primera vista puede parecer que Jesús está endosando el fraude, que es una violación del octavo mandamiento que dice que no robarás (Éxodo 20:15).

Una vez más, al igual que en la primera respuesta de Jesús en esta parábola está tratando con dos conjuntos de normas éticas, justas e injustas. La forma correcta y el camino equivocado para hacer las cosas en la vida, independientemente del tamaño de la acción ya sea pequeña o grande, "El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco también es deshonesto en lo mucho" (v. 10).

Jesús de ninguna manera está aprobando el robo del gerente y el fomento de la persona justa para seguir un ejemplo tan criminal, más bien, está exponiendo la maldad no sólo de los empleados, pero el empleador. Ambos operaban bajo la ética del mal, "Por tanto, si no han sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿quién les confiará las riquezas verdaderas?" (V. 11).

En el versículo 8 Jesús dijo lo siguiente: "El señor elogio al mayordomo injusto porque había procedido con sagacidad, pues los hijos de este siglo son mas sagaces en las relaciones con sus semejantes que los hijos de la luz".

Cuando dice, “los hijos de este mundo” es en referencia a los hijos de desobediencia que se apartan de los absolutos de Dios. Son astutos en sus relaciones entre ellos, buscando siempre maneras de aprovechar y aumentar sus intereses mediante la asociación con otros como ellos. 

Con esta parábola Jesús estaba condenando a los judíos siendo el pueblo escogido de Dios que debería haber reflejado la luz del conocimiento, la sabiduría y la comprensión de Dios en todas las cosas, pero no lo hicieron. Lo que Jesús les dijo hace dos mil años, se aplica a todos los cristianos en cada generación:

“«Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero».

“Los fariseos, que amaban mucho su dinero, oyeron todo eso y se burlaron de Jesús. Entonces él les dijo: «A ustedes les encanta aparecer como personas rectas en público, pero Dios conoce el corazón. Lo que este mundo honra es detestable a los ojos de Dios. 

Hasta el tiempo de Juan el Bautista, la ley de Moisés y el mensaje de los profetas fueron sus guías; pero ahora se predica la Buena Noticia del reino de Dios, y todos están ansiosos por entrar. Eso no significa que la ley haya perdido su fuerza. Es más fácil que el cielo y la tierra desaparezcan, a que el más pequeño punto de la ley de Dios sea anulado»" (vv. 13-17).

En el versículo 9 Jesús estaba usando desprecio cuando dijo: "Pero Yo les digo: háganse amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando les falten, los reciban en las moradas eternas". Esta declaración confunde a muchos cristianos y no debería, ¿quien en su sano juicio que adora y sirve a Dios en espíritu y en verdad, tal y como Jesús lo hizo, podría pensar que los injustos vivirían con los justos para la eternidad? El lugar eterno de los injustos no es un lugar donde el verdadero pueblo de Dios quiere vivir, te lo garantizo.

Las acciones del auto-interés nunca han sido, son o serán para el bien de todos. Este comportamiento injusto beneficia a aquellos que forman parte de la élite a costa de los demás. Las personas injustas al igual que el gerente de la parábola de Jesús, beneficia a las agendas individuales o de grupo. Excepto sus actividades nunca pasan desapercibidas, "Con la medida con que ustedes midan, se les medirá, y aun más se les dará" (Marcos 4:24). El mismo principio universal se aplica a aquellos que actúan de acuerdo a la ley moral de Dios. 

El Grupo Bilderberg puede verse a sí mismos como la élite gobernante con ideas que les da la ilusión de ser una soberanía legítima con una sabiduría superior. ¿Creo que estos multimillonarios, líderes de gobiernos, magnates de los medios de comunicación y otras personas de ideas afines pueden establecer un orden mundial? Muchos antes que ellos tenían el mismo sueño, rodeados de tramas y encubrimientos, pero fallecieron dando paso a la siguiente generación y así sucederá con éstos. Hace dos mil años Jesús desenmascaró la fuente de su inspiración y lo llamó el padre de la mentira (Juan 8:44).

Las mentes más grande que jamás han existido no fueron invitadas por el Grupo Bilderberg a su conferencia del 2015, pero estaban muy presentes, no necesitan  invitación y tenlo por seguro que estaban monitoreando todo pensamiento secreto, las ideas y las palabras, habladas o en silencio. Los Bilderberg simplemente no tienen este nivel de conocimiento entre todos los de las élites que estaban presentes.

“¿Por qué se sublevan las naciones,
Y los pueblos traman cosas vanas?
Se levantan los reyes de la tierra, y los gobernantes traman unidos
Contra el Señor y contra Su Ungido, diciendo: '¡Rompamos Sus cadenas y echemos de nosotros Sus cuerdas!'

"El que se sienta como Rey en los cielos se ríe,
El Señor se burla de ellos.
Luego les hablará en Su ira, y en Su furor los aterrará, diciendo: “Pero Yo mismo he consagrado a Mi Rey Sobre Sion, Mi santo monte.”

“Ciertamente anunciaré el decreto del Señor
Que me dijo: ‘Mi Hijo eres Tú,
Yo Te he engendrado hoy.
Pídeme, y Te daré las naciones como herencia Tuya,
Y como posesión Tuya los confines de la tierra.
Tú los quebrantarás con vara de hierro;
Los desmenuzarás como vaso de alfarero.’”

"Ahora pues, oh reyes, muestren discernimiento;
Reciban amonestación, oh jueces de la tierra.
Adoren al Señor con reverencia,
Y alégrense con temblor.
Honren al Hijo para que no se enoje y perezcan en el camino, Pues puede inflamarse de repente Su ira.
¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!" (Salmos 2).

Los Bilderberg y el resto de la humanidad necesita con urgencia conocer el plan de salvación de Dios. Por el momento, el mundo está esperando para que los hijos de la obediencia de Dios manifiesten lo que son en Cristo, hasta entonces habrá los que no tienen la mente de Cristo que piensan que pueden resolver los problemas de la humanidad, sólo para empeorar las cosas.

Leer la 1ª. Parte
Leer la 2ª. Parte