El paraíso liberal sí existe

Ramón Arias | 9 de junio de 2015

En una carta al editor del periódico Las Vegas Sun (8 de junio de 2015), el título dice: "Lo que la utopía liberal sería", luego viene el comentario:

“Para aquellos que creen que el gobierno puede proporcionar todo y crear una utopía, aquí hay una cita de un hombre con más sentido común que la mayoría, él es el Alguacil Joe Arpaio del condado de Maricopa en Arizona:

"Un ‘paraíso liberal’ sería un lugar donde a todo el mundo se le ha garantizado el empleo, la atención gratuita de salud integral, educación gratuita, comida gratis, la vivienda gratis, ropa gratis, utilidades y servicios gratuitos y sólo los custodios del orden tienen armas. Y, aunque no lo creas, esta utopía liberal realmente existe. ... Se llama la prisión".

Entiendo que esta declaración del Alguacil Arpaio es de una manera burlona dirigida a la mentalidad liberal por querer un paraíso dirigido por los socialistas. Una vez que adquieren el control total de una nación, la convierten en un infierno. Por cierto, un dato importante de tener en mente es que los liberales no pueden enfrentar los hechos en los debates serios; siempre pierden. Sus mentiras sólo pueden prosperar en una sociedad de neófitos en la materia de la historia. Esta es una de las razones por las que requieren reescribir la historia para adaptarla a su engaño de un paraíso prometido.

A pesar de que los presos pueden conseguir las "cosas gratis" alguien tiene que pagar por ello, y ese alguien es siempre el contribuyente, de donde proceden los impuestos.

Nadie sabe cómo dirigir a una sociedad mejor que Dios Todopoderoso. Cuando Él delineó los estándares de vida para Israel, el sistema penitenciario, como lo conocemos hoy en día, no fue incluido. El sistema carcelario es inhumano; por lo tanto, los institutos morales de la ley de Dios presentan tres soluciones para hacerle frente a la delincuencia; sin necesidad de prisiones. Una solución es la restitución, la otra es la pena de muerte y la tercera son las "ciudades de refugio". Cuando el crimen es tratado de esta manera, no es necesario construir ni mantener viviendas costosas para los infractores de la ley.

En el libro de los Números leemos acerca de unas seis ciudades que se establecieron como "ciudades de refugio" para los que cometieran homicidio involuntario. “Las ciudades serán para ustedes como refugio contra el vengador, para que el que haya matado a alguien no muera hasta que comparezca delante de la congregación para juicio.”  (Números 35:12, 15). También querrás leer Números 35:9-34: La persona debería permanecer allí hasta que fuera juzgado. 

Puede venir a tu mente que Jesús reconoció el sistema penitenciario, y tienes razón. No olvidemos que Israel estaba bajo el gobierno romano por siglos antes de que rechazaran la forma de gobierno de Dios y esto los hizo no ser diferente a las naciones gentiles paganas. Los judíos tuvieron que someterse a ese gobierno sin Dios como una señal que el juicio de Dios estaba sobre ellos. Esta es la razón por la que Jesús les dijo que el Reino de Dios iba a ser retirado de ellos y dado a un pueblo que podrían producir el fruto del gobierno de Dios (Mateo 21:43).

Sólo Dios sabe qué generación en el futuro logrará entender la estructura social perfecta bajo Su ética. Una cosa es cierta, sucederá, Él lo dijo al declarar que el mundo se llenará de Su conocimiento, como las aguas cubren el mar (Isaías 11:9; Habacuc 2:14).

Hasta que el pueblo de Dios esté ardiente en Su espíritu para vivir en los principios de Dios y proclamarlos, los liberales continuarán haciendo incursiones en la mente y la cultura de esta nación. Hasta ese momento, las naciones del mundo continuarán haciéndoles creer que con sus mentiras ellos son los únicos que pueden crear un "paraíso". Siguen con “los dedos cruzados" para que nadie los cuestione acerca de sus hechos sociales y científicos. ¡Sin duda, el "paraíso liberal existe" y su fruto es el infierno en la tierra!

Los cristianos Bíblicos tienen los hechos históricos, sociales y científicos de su parte para demostrar que el Reino de Dios está aquí en la tierra. Las generaciones presentes y futuras dependen de nuestros para que agilicemos esta verdad. 

¿Están listos para incluirse en la lucha?