La réplica del movimiento de independencia en Escocia

Ramón Arias | 22 de septiembre de 2014

Después de la votación el 18 de septiembre para buscar la independencia de Gran Bretaña, Escocia se encuentra dividida de una manera tan significativa que muchos prevén un futuro incierto. Un alto número de votantes acudieron a las urnas, y el 55.3% rechazó independizarse del Reino Unido.

Nadie debe subestimar el 44.7% que quería separarse de Inglaterra. Ellos seguirán siendo una fuerza relevante en los días, meses y años por venir. Sus sueños, esperanzas y visión para un mejor lugar están muy lejos de ser derrotados.

Europa tiene una lista larga de movimientos secesionistas y el resultado en Escocia está lejos de disminuir su disposición, de hecho, ha proporcionado más combustible para su causa.

La gente en los Estados Unidos no son inmunes a la idea de resucitar su movimiento de secesión. Reuters publicó el siguiente titular: "Exclusiva: Enojados con Washington, 1 de cada 4 estadounidenses está abierto a la secesión". El informe, en parte, explica: "El voto escocés fallido para salirse del Reino Unido agita esperanzas secesionistas para algunos en los Estados Unidos, donde casi una cuarta parte de las personas están abiertas a que sus estados dejen la unión, encontró un nuevo sondeo de Reuters / Ipsos. Un 23.9 por ciento de los estadounidenses encuestados del 23 de agosto al 16 de septiembre, dijo que apoya firmemente o tendía a apoyar la idea de que su estado se separe, mientras que el 53.3 por ciento de los 8,952 encuestados se opuso firmemente o tiende a oponerse a la idea. La necesidad de romper los lazos con Washington trasciende las líneas del partido y regiones ..." (Para leer el artículo completo haga clic aquí [sólo disponible en inglés].)

No duden por un momento que el establecimiento y la élite rica del mundo están muy preocupados; pues ellos saben que los movimientos de independencia sólo van a crecer. Sin embargo, la élite seguirá haciendo lo que mejor sabe hacer mediante el uso de sus recursos para detener el éxito de los secesionistas a toda costa, incluyendo la pérdida de vidas, como lo han hecho a lo largo de la historia. ¿Pueden ellos detener los movimientos separatistas? Según la historia, no siempre.

Cuando estudio los movimientos separatistas o independentistas a través de la historia, es de gran interés mirar más allá de las motivaciones materiales y entender su perspectiva ideológica. Cuando ganan su independencia o separación, sus ideas nobles no prevalecen y con el tiempo las personas están de vuelta al punto de partida. Las ideas recicladas y fracasadas siguen siendo un factor dominante. No tiene que ser así y la historia también nos enseña que hay una alternativa mejor.

Muy pocos países tienen los cimientos adecuados donde pueden mirar hacia atrás para reconstruir de manera efectiva. Escocia y los Estados Unidos de América forman parte de esos pocos países con una base sólida en su origen. 

Escocia debe mirar hacia atrás a su Reforma basada en la Biblia en el siglo 16 dirigido por grandes hombres como John Knox, uno de los iniciadores principales y más reconocible. En su libro "La historia de la Reforma en Escocia" Knox declaró: "Nosotros escribimos para que la posteridad por venir pueda entender cómo Dios obró pacientemente en la preservación y liberación de los que tenían mas que un pequeño conocimiento de la verdad, y por el amor de la misma arriesgaron todo".

Es el conocimiento de la verdad bíblica a la que Escocia y el resto de las naciones deben aspirar una vez más. La revista Christianity Today tiene un importante artículo titulado: "Lo que los evangélicos piensan del voto de independencia de Escocia" [artículo en inglés] donde cita a Fred Drummond, el director nacional de la Alianza Evangélica Escocia pidiendo a los escoceses que "unan y construyan una nueva Escocia con los valores cristianos en el corazón".

Drummond llegó a decir: "El evangelio cristiano ofrece el catalizador para la reconciliación, y como cristianos reconocemos nuestra responsabilidad para modelar la gracia, el perdón y la reconciliación a nuestros conciudadanos", afirmando también: "Durante esta campaña los escoceses se han reunido en torno a una bandera pero, como cristianos nuestra identidad no se basa en una bandera o una frontera nacional, sino en la gracia radical de ser adoptados en la familia de Dios".

"A medida que los escoceses consideran ahora qué tipo de nación saldrá de esta campaña, la iglesia debe dirigir –y permitírsele a dirigir– la manera de garantizar que la nueva Escocia sea una que refleje los valores de Dios en la economía, la familia, nuestras comunidades y nuestro medio ambiente", afirmó él. "Como cristianos creemos apasionadamente que estos valores darán forma a nuestra nación para el bien".

La Verdad Revelada de Dios es la única fuente para construir naciones y sus instituciones para la estabilidad y el progreso duradero. Los Estados Unidos de América también tiene que recordar dos años importantes de su historia, 1620 y 1776. Ambas fechas son un recordatorio de que, sin el conocimiento del carácter, la justicia de Dios y la ley moral no hay esperanza, y que Jesús es el único Salvador y Señor de la humanidad.

La declaración de Fred Drummond es la mejor declaración de los resultados del referéndum y la verdadera réplica que los medios elitistas no reportarán. Que el Espíritu de nuestro Dios se mueva entre Su pueblo en Escocia, Estados Unidos de América y el mundo.