Cada elección es una elección entre Jesús y Barrabás

Ramon Arias | 28 de abril de 2014 

El deterioro social actual en Estados Unidos no sucedió de la noche a la mañana o por casualidad, sino que es el resultado de personas que acogen perspectivas diferentes sin importar si las entienden o no. Entendemos por perspectiva que es algo que la gente utiliza como referencia para interpretar la vida y el mundo. En esencia, todos somos filósofos, incluso si no tienen la acreditación académica, porque tenemos una visión acerca del mundo.

Pregúntale a cualquier persona qué es la verdad, la realidad, los valores, el propósito de la humanidad, el conocimiento de la tierra, el universo, la vida , la muerte, la política, la religión, la filosofía y la economía, y la respuesta que obtendrás estará basada sobre su perspectiva del mundo. La pregunta es, ¿cuál es su fuente o fuentes de conocimiento, comprensión y sabiduría? Ninguna persona sale con una respuesta o perspectiva por su cuenta, la consiguieron de alguna parte, y es de ahí de donde el problema de la comprensión de nuestra decadencia social se deriva.

Las diferentes perspectivas que ahora dominan nuestra cultura son el resultado de la mezcla de las ideas dominantes del ateísmo, el agnosticismo, el existencialismo, el hinduismo, el taoísmo, el budismo, el Cósmico de la Nueva Era, el espiritismo, el politeísmo, el postmodernismo, el judaísmo, el cristianismo y el Islam. Contrariamente a lo que otros creen, históricamente es imposible que estas ideas puedan coexistir en armonía, por la sencilla razón de que son opuestas. Incluso dentro de cada perspectiva están fragmentados en su interpretación de cualquier cosa. Los pensamientos de la gente se basan en su visión del mundo. Es obvio afirmar que las ideas tienen consecuencias y si esto te trae a la mente el ejemplo de la Torre de Babel, ¡lo entendiste!

La prueba de los efectos de las ideas se ve claramente en todas las naciones del mundo. Por desgracia, las ideas equivocadas siguen siendo la fuente de profundo dolor cultural, la corrupción y la destrucción.

Los estadounidenses están empezando a entender y se preocupan no sólo de que la nación está en el camino equivocado, pero también que hay una enorme similitud con la antigua perspectiva del Imperio Romano, que incluye el suicidio cultural debido a la aceptación del multiculturalismo, el gobierno civil cada vez se expande más y su política de la codicia, la división, la corrupción y el elitismo imponen sus leyes interminables para subyugar a las personas, independientemente de la carga que recae sobre ellos.

La diferencia entre los estadounidenses y los romanos es el carácter de la gente. Los caracteres de los que se convirtieron en las semillas y sentaron las bases de esta nación fueron formadas por su perspectiva bíblica; hay esperanza si nos remontamos a la única visión del mundo que está comprobada.

Más de dos mil millones de personas en el mundo profesan la fe cristiana, pero la mayoría de ellos no tienen una perspectiva bíblica sólida, inamovible, íntegra y duradera, y eso se nota en la cultura de su país, incluyendo a los Estados Unidos de América.

Cuando se aplica la perspectiva bíblica en la ciencia, la tecnología, las humanidades, el comercio y la educación, podemos esperar mayores y mejores cosas en la solución de todos los problemas complicados y cíclicos de este mundo. 

Esto incluye la elección de las personas a cargos públicos que no sólo profesan ser cristianos, creyentes nacidos de nuevo o porque pertenecen a una denominación, más bien, porque son sólidos en su perspectiva bíblica. Además, entienden que Dios gobierna en los asuntos de los hombres y las naciones, como se revela a lo largo de la historia.

Al principio los que establecieron el experimento nuevo de gobierno, en esencia, este gobierno nuevo reflejaba las creencias cristianas protestantes de sus distritos que estaban representando en el Congreso. El Congreso actual, el 113º, tiene una formación religiosa amplia, que incluye el primer senador budista y la primer hindú en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

El Pew Forum [Foro Pew] sobre religión y vida política compiló las siguientes estadísticas; hay 299 protestantes en el Congreso, 163 católicos y otros miembros que pertenecen a grupos religiosos seudocristianos. Están compuestos de republicanos, demócratas e independientes.[1]

Ronald Reagan, en su primer discurso inaugural (el 20 de enero de 1981), declaró cosas que debemos recordar antes de elegir a cualquier persona en la oficina. Aquí están algunas opciones:

"En esta crisis, el gobierno no es la solución a nuestro problema; el gobierno es el problema.

"De vez en cuando, hemos sido tentados a creer que la sociedad se ha vuelto demasiado compleja para ser manejada por el autogobierno, que el gobierno por un grupo de élite es superior a la del gobierno de, por y para la gente. Pero si nadie entre nosotros es capaz de gobernarse a sí mismo, entonces, ¿quién de nosotros tiene la capacidad de gobernar a otro? Todos juntos, dentro y fuera del gobierno, debemos soportar la carga. Las soluciones que buscamos deben ser equitativas, sin un grupo señalado a que pague un precio más alto .... 

"Así que, a medida que empezamos, hagamos inventario. Somos una nación que tiene un gobierno – no al revés.  Y, eso nos hace especiales entre las naciones de la Tierra. Nuestro gobierno no tiene poder, excepto lo que es concedido por el pueblo. Es el momento de revisar y revertir el crecimiento del gobierno, que muestra señales de haber crecido más allá del consentimiento de los gobernados.

"Tengo la intención de frenar el tamaño y la influencia del sistema federal y de exigir el reconocimiento de la distinción entre los poderes otorgados al Gobierno Federal y los poderes reservados a los estados o al pueblo. Todos nosotros necesitamos que se nos recuerde que el Gobierno Federal no ha creado los estados; los estados crearon el Gobierno Federal.

"Ahora, para que no haya malos entendidos, no es mi intención de acabar con el gobierno. Es, más bien, para hacer que funcione con nosotros, no sobre nosotros; para estar de nuestro lado, no montado en nuestra espalda. El gobierno puede y debe proporcionar la oportunidad, no ahogarla; fomentar la productividad, no sofocarla ....

"Yo no creo en un destino que nos caiga encima, sin importar lo que hacemos. Yo sí creo en un destino que caerá sobre nosotros si no hacemos nada. Así que, con toda la energía creativa a nuestra disposición, comencemos una era de renovación nacional. Renovemos nuestra determinación, nuestro coraje y nuestra fuerza. Y, ​ renovemos nuestra fe y nuestra esperanza ....

"Hay empresarios con fe en sí mismos y fe en una idea que crea puestos nuevos de trabajo, riqueza nueva y oportunidades. Son individuos y familias cuyos impuestos apoyan al Gobierno y cuyas contribuciones voluntarias apoyan a la Iglesia, la caridad, la cultura, el arte y la educación. Su patriotismo es callada pero profunda. Sus valores sostienen nuestra vida nacional ... los héroes de quien hablo son ustedes, los ciudadanos de esta tierra bendita. Sus sueños, sus esperanzas, sus metas van a ser los sueños, las esperanzas y las metas de esta administración, con la ayuda de Dios ....

"En cuanto a los enemigos de la libertad, los que son adversarios probables, se les recordará que la paz es la aspiración más elevada del pueblo estadounidense. Vamos a negociar por ella, a sacrificar por ella; no nos rendiremos por ella – ahora o nunca ... .

"Me dicen que decenas de miles de reuniones de oración se están llevando a cabo este día, y por eso estoy profundamente agradecido. Somos una nación bajo Dios, y creo que la intención de Dios es que seamos libres .... nuestro mejor esfuerzo, y nuestra disposición de creer en nosotros mismos y de creer en nuestra capacidad para llevar a cabo grandes hazañas; de creer que juntos, con la ayuda de Dios, podemos y vamos a resolver los problemas que ahora nos enfrentamos".

Reagan estaba haciendo eco de las convicciones de los Padres Fundadores sobre la libertad, la igualdad, el consentimiento, la autonomía y la dependencia total de la soberanía y de la Providencia de Dios.

Tenemos que dejar nuestra tontería al elegir a los demócratas, republicanos, libertarios, independientes o de cualquier otra marca política del partido si queremos que el país vuelva a la cordura cultural y reconstruirla con la ética bíblica para una causa mayor y objetivos para el mundo. Debemos conocer la perspectiva e investigar más a fondo las ideas y creencias del candidato. Ya no podemos tomar cualquiera de ellos sólo por su palabra; las obras son, por mucho, la mejor manera de evaluarlos en todos los ámbitos de su vida. Debemos dejar de ser sus tontos útiles y ya no debemos darles los medios para justificar sus fines. Es un asunto serio, porque es una guerra cultural sin cuartel por el alma de la nación.

Esta es la razón por la que cada elección es una elección entre Jesús y Barrabás. Espérame, ¿qué? En el tiempo de Jesús Israel estaba dominada por el Imperio Romano, a pesar de que algunas personas se beneficiaron con sus posiciones políticas y económicas por servir a Roma, fueron muchos los que resentían la ocupación de esta potencia, y se produjeron muchas insurrecciones judías.

La vida pública de Jesús creó mucho entusiasmo porque Él llenaba el perfil del Mesías prometido, pero la gente estaba esperando un Mesías político que podría liberarlos del opresor. Los cuatro Evangelios (Mateo 21:1-11, Marcos 11:1-11, Lucas 19:29-44, Juan 12:12-19) registran un evento que tuvo lugar en Jerusalén pocos días antes de la crucifixión (Juan 12:1, 12). El evento es mejor conocido como "Domingo de Ramos". Al principio de su vida pública, Jesús rechazó las masas cuando querían hacerlo rey, después de todo, estaba haciendo provisiones al sanarlos y alimentarlos (lo vieron como un bienestar social). Pero ahora, a medida que se acercaba a Jerusalén la multitud no iba a dejar que rechazara su demanda para ser su rey y liberarlos de la opresión romana.

Cuando las multitudes cubrieron el camino con sus mantos y ramas de palma se trataba de una poderosa declaración de sumisión. En sus mentes, Jesús era su rey recién elegido (2 Reyes 9:13). Jesús no fue conmovido por las expectativas y las demandas de la gente. Él sabía que esa misma multitud iba a volverse contra Él y lo que les iba a suceder a ellos y a la nación de Israel cuando los ejércitos romanos los destruirían (Mateo 22:1-7).

El pueblo de Dios escogido, la nación excepcional, mal interpretó quién era Jesús y el propósito de su misión. Ellos no entendían que el Reino ético de Dios opera desde Su perspectiva y no la del hombre. Iba a haber consecuencias terribles que caerían sobre Israel, y haríamos bien en aprender la lección: "Cuando llegó cerca de Jerusalén, al ver la ciudad, Jesús lloró por ella, diciendo: «¡Si en este día tú también entendieras lo que puede darte paz! Pero ahora eso te está escondido y no puedes verlo. Pues van a venir para ti días malos, en que tus enemigos harán un muro a tu alrededor, y te rodearán y atacarán por todos lados»", (Lucas 19:41-43).

Cuando Jesús entró a Jerusalén después de que todas las aclamaciones exuberantes se habían aplacado, entró en el templo condenando y echando fuera a los que estaban llevando a cabo transacciones comerciales y robando; también sanó a muchas personas allí. Como era de esperarse, los líderes religiosos cuestionaron su autoridad (Mateo 21:23-27).

Cuando Jesús anunció que el Reino de Dios iba a ser removido de Israel y dado a otro pueblo que producirían los resultados éticos esperados (Mateo 21:43), ni los líderes religiosos ni el pueblo estaban listos para aceptar tal acusación negativa del cargo judicial sobre la nacional. Habían cambiado rápidamente de parecer y ahora estaban dispuestos a desecharlo de ser su rey electo.

Con este acto grave de Jesús, ahora los líderes religiosos judíos tenían una buena razón y la oportunidad de arrestar a Jesús y utilizar los "idiotas útiles" para justificar los medios de pedirle al gobierno romano que condenara a Jesús con la pena de muerte. Una vez que Jesús se presentó ante Poncio Pilato, el gobernador romano no encontró ninguna evidencia de culpa que mereciera el arresto de Jesús y mucho menos la pena de muerte.

Los líderes judíos tenían razones personales para eliminar a Jesús. La multitud estaba decepcionada de que Jesús no había aceptado su elección democrática de liberarlos de Roma; esta fue la perfecta tormenta política y religiosa. La gente estaba dispuesta a intercambiar el Jesús descartado por uno que encajara el perfil que querían en un mesías político, Barrabás.

Barrabás era un judío revolucionario que luchó contra Roma (Mateo 27:16, Marcos 15:7, Lucas 23:19, Juan 18:40). Fue arrestado y acusado de crímenes y traición contra el Imperio Romano; enfrentaba la pena de muerte por crucifixión. Cuando Pilato quería soltar a Jesús, a pesar de las multitudes pidiendo su crucifixión, él estaba decidido a llevar a cabo el Derecho Romano de la justicia. Eso fue hasta que los líderes religiosos le dijeron a Pilato que si dejaba ir a Jesús no era amigo de César y que ellos no reconocían a Jesús como Rey, sólo César. En ese momento, Pilato no estaba dispuesto a poner en peligro su carrera política e hizo "concesión" sabiendo que estaba violando la ley romana, poniendo a un hombre inocente a la muerte. Será mejor que creas que una perspectiva importa en todas las áreas de la vida, incluyendo la política.

Pilato le ofrece a la multitud conmutar la pena de muerte y les dio a elegir entre Jesús y Barrabás (Mateo 27:15-26, Marcos 15:6-15, Lucas 23:13-25, Juan 18:38-19:16). Ellos escogieron a Barrabás. La historia nos cuenta de las consecuencias devastadoras de esa elección para la nación de Israel, que entraron en efecto en el año 70 d.C.

Durante miles de años la historia está gritándonos lo que ocurre cuando los líderes religiosos, aquellos en el poder político y la muchedumbre están de acuerdo en el mismo curso de la vida nacional.

El Israel nacional antiguo pagó las consecuencias por haber rechazado la perspectiva ética de Dios. Cuando los judíos de la época de Jesús lo rechazaron estaban rehusando exactamente lo que anhelaban: la paz, la prosperidad, la salud y la estabilidad social. 

Después de la Resurrección de Jesús y su Ascensión al cielo entramos a su gobierno ético y no hay otra perspectiva del mundo, que no sea la Biblia, que resolverá la miseria humana. 

Cada elección, en todos los niveles, es una elección entre la perspectiva bíblica y ética y la perspectiva opuesta. Cada individuo tiene que ser aprobado de acuerdo a la perspectiva que pondrá en evidencia su verdadero carácter. Es un asunto serio a quien queremos contratar como nuestros servidores públicos. No confíes en los demás o en los medios de comunicación que te digan la verdad acerca de los candidatos; tú debes hacer tu propia tarea. Hoy en día no es difícil, a pesar de las muchas voces. Tú debes entender los momentos críticos en los que nos encontramos y la importancia de tu elección es al momento de votar y / o promover a una persona para un cargo público.

Cada elección es una elección entre Jesús y Barrabás.