Nos advirtieron sobre el despotismo de la clase dominante

Ramon Arias | 24 de marzo de 2014 

La preocupación es cada vez mayor sobre cómo se está ignorando la Constitución, en su mayor parte por la mayoría de los funcionarios gubernamentales y los jueces que legislan desde el banquillo.

Los tres poderes del Estado se crearon como frenos y contrapesos para restringir el poder. No ha funcionado, no porque no está claro en la Constitución y la Declaración de Derechos lo que la ley debería ser y lo que debe hacer. Está fuera de control porque la mayoría de los funcionarios electos y nombrados han determinado destruir la Constitución y la Declaración de Derechos, a fin de legislar según los intereses que van en contra del espíritu de la ley para el bienestar de una sociedad sana. Lo que es peor es que la gente que los eligió han permitido que esto suceda y ahora tenemos que luchar por el alma de la nación.

Cuando se nos informa específicamente sobre cualquier cosa que pueda ir mal y lo ignoramos, somos apáticos hacia ella o simplemente nos negamos a prestar atención a las advertencias no tenemos a nadie más a quien culpar sino a nosotros mismos. Incluso si alguien no está de acuerdo, esto no cambia el resultado porque los resultados culturales sociales hablan por sí mismos: tal es la situación trágica y dolorosa de los Estados Unidos de hoy.

Una generación tras otra ha enterrado la sabiduría que se encuentra en las advertencias dadas a y por la generación que vio el nacimiento de la nación. Estamos llegando a los 227 años desde que los peligros de un gobierno despótico fueron claramente declarados. Los únicos que no sufren la ira de la élite gobernante y cultural en una forma de gobierno despótica son los que están bien conectados a ellos. Yo no inventé esto sólo revisa la historia – ¡es un hecho!

¿Quién nos advirtió de los peligros de un gobierno tan atroz y por qué? Nada menos que el hombre que contribuyó mucho a la sociedad a través de sus descubrimientos científicos; su capacidad intelectual para resolver muchos problemas sociales e internacionales; su compromiso ejemplar con la vida pública; su participación en la redacción de la Declaración de Independencia (1776), el Tratado de Alianza, el Tratado de Buena Voluntad y Comercio con Francia (1778), la Constitución de los EE.UU. (1787), y negoció el Tratado de París de 1783 que puso fin a la Guerra de la Independencia. Este hombre de 81 años de edad y físicamente débil fue Benjamín Franklin. El día que se iba a firmar la Constitución el 17 de septiembre de 1787, incapaz de pararse, fue cargado al salón de convenciones donde quería dar un discurso antes de la firma del proyecto de final de la Constitución y le pidió a su amigo de Pensilvania James Wilson que pronunciara el discurso por él.

Voy a mencionar pequeñas porciones del discurso con la esperanza de que vayas a analizar el resto del discurso en profundidad:

"Confieso que hay varias partes de esta constitución que no lo apruebo en la actualidad, pero no estoy seguro de que nunca voy a aprobarlos: Por haber vivido mucho tiempo, he experimentado muchos casos de estar obligado por una mejor información, o la consideración más completa, para cambiar opiniones, incluso sobre temas importantes, que una vez me pareció bien, pero resultó ser lo contrario. Por lo tanto, mientras más viejo me hago, más apto estoy a dudar de mi propio juicio, y de dar más respeto al juicio de los demás ....

En estos sentimientos, señor, estoy de acuerdo con esta Constitución, con todos sus defectos, si son tales; porque creo que un gobierno general es necesario para nosotros, y no hay forma de gobierno, pero lo que puede ser una bendición para el pueblo si se administra bien, y creer más que esto probablemente será sea bien administrado durante un transcurso de los años, y sólo puede terminar en Despotismo, como otras formas han hecho antes que este, cuando la gente se vuelto tan corrupta como para necesitar un Gobierno despótico, siendo incapaz de cualquier otro".

Franklin reconoció que había varias partes de la Constitución donde él no estaba de acuerdo, sin embargo, alentó a los delegados a firmar el documento. Contrariamente a la opinión de muchos estadounidenses, Benjamín Franklin no creía que la Constitución era un "documento sagrado", pero que se necesitaba en el momento de conformar un gobierno civil que nunca había existido en la historia humana. Él sabía que no todos los padres de la patria acordaban en la mejor forma de gobierno para llevar a todos los estados independientes bajo un gobierno federal central. Estaba muy consciente de todos los desacuerdos, conflictos, diferentes concepciones y visiones para el futuro de la nueva nación entre los federalistas (quienes están a favor de un gobierno central o federal fuerte) y los antifederalistas (aquellos que querían un pequeño gobierno central así no infringiría en los derechos de los individuos para gobernarse a sí mismos).

Franklin no fue cegado por el momento histórico y subrayó que el gobierno civil sólo puede ser una bendición para el pueblo, si es bien administrado; de no hacerlo, sólo terminaría en el despotismo. Hizo referencia a otras formas de gobierno y de las sociedades del pasado que se hicieron muy corruptas y con necesidad de un gobierno despótico, porque la gente se vuelve incapaz de producir algo mejor que lo que son.

Once años antes del discurso de Franklin a los miembros de la Convención su gran amigo John Witherspoon, quien fue un Padre Fundador prominente, educador y mentor de varios de los fundadores de los Estados Unidos, y un teólogo de renombre de Scotland dijo:

"Nada es más cierto que un despilfarro general y la corrupción de las costumbres hacen a un pueblo maduro para la destrucción. Una buena forma de gobierno puede sostener los materiales podridos juntos durante algún tiempo, pero más allá de un cierto tono, incluso la mejor constitución será ineficaz, y la esclavitud debe suceder". – 1776

Los firmantes de la Constitución tenían convicciones cristianas fuertes; esto no quiere decir que estaban sin errores, lo que incluye a los bien conocidos y queridos de los Padres Fundadores que se convirtieron en presidentes y contradecían sus creencias con algunas de sus decisiones durante su servicio en el gobierno. Franklin estaba al tanto de sus convicciones cristianas, pero no estaba tan interesado en la promoción de una denominación de cualquiera salvo el reconocimiento de la providencia y la participación de Dios en el nacimiento de una nación. Esta idea puede ser descrita en los inicios de la Convención Constituyente el 28 de junio de 1787, cuando los delegados no podían encontrar un terreno común para construir el documento, en esos momentos críticos, les dijo, según las notas de James Madison:

"Sr. presidente

El pequeño progreso que hemos logrado al cabo de 4 o cinco semanas cerradas la asistencia y el razonamientos continuas entre sí – nuestros sentimientos diferentes en casi todas las preguntas, varias de la última produjo tantos no como sí, me parece que es una prueba melancólica de la imperfección del Entendimiento del Ser Humano. En verdad parecemos sentir nuestra propia falta de sabiduría política, ya que hemos estado corriendo alrededor en busca de ella. Hemos vuelto a la historia antigua para los modelos de gobierno, y se examinaron las diferentes formas de estas Repúblicas que habiendo sido formadas con las semillas de su propia disolución ahora ya no existen. Y hemos visto los Estados Modernos en toda Europa, pero ninguna de sus Constituciones se encuentran adecuadas para nuestras circunstancias.

En esta situación de esta Asamblea, a tientas, como si estuviera en la oscuridad para encontrar la verdad política, y apenas capaz de distinguir cuando se nos presenta, ¿cómo ha sucedido, señor, que no hemos hasta ahora pensado en solicitar con humildad al Padre de luz para iluminar nuestro entendimiento? En el inicio de la competencia con G. Bretaña, cuando éramos sensibles al peligro teníamos oración diaria en esta sala para la protección divina. – Nuestras oraciones, señor, fueron escuchadas, y que fueron contestadas amablemente. Todos los que se dedicaron a la lucha debieron haber observado casos frecuentes de una providencia supervisora a nuestro favor.

A esa providencia benéfica le debemos esta feliz oportunidad de consultar en paz sobre el medio de crear nuestra futura felicidad nacional. Y, ¿hemos olvidado ahora a ese amigo poderoso? O, ¿nos imaginamos que ya no necesitamos su ayuda? He vivido, señor, mucho tiempo, y cuanto más vivo, veo pruebas más convincentes de esta verdad – que Dios gobierna en los asuntos de los hombres. Y si un gorrión no puede caer al suelo sin su conocimiento, ¿es probable que un imperio pueda elevarse sin su ayuda? Nos han asegurado, señor, en los escritos sagrados, que ‘si el Señor no construye la casa, en vano trabajan los que la edifican’. Creo firmemente en esto; y también creo que sin su ayuda concurrente tendremos éxito en este edificio político no mejor, que los constructores de Babel: Vamos a estar divididos por nuestros pequeños intereses locales y parciales; nuestros proyectos serán confundidos, y nosotros mismos nos convertiremos en reproche y en un refrán para las edades futuras. Y lo que es peor, la humanidad podrá después de este ejemplo lamentable, desahuciar establecer gobiernos por la sabiduría Humana y dejarlo a la suerte, la guerra y la conquista.

Yo por lo tanto, pido licencia para proponer hacer – de aquí en adelante oraciones implorando la ayuda del Cielo, y sus bendiciones en nuestras deliberaciones, celebradas en esta Asamblea cada mañana antes de proceder a los negocios, y que uno o más de los Clérigos de esta Ciudad, sea solicitado para oficiar en ese Servicio".

Y así lo hicieron – cada mañana tuvieron su reunión de oración. No debemos pasar por alto el hecho de que los delegados a la Convención estaban muy conscientes de la intervención divina de Dios a través de la guerra con Gran Bretaña cuando diligentemente le buscaron y oraron a Él y le pidieron Su conocimiento para establecer una nación con una base que garantice la posteridad y no se colapse como tantas de las naciones grandes y los imperios habían hecho en el pasado convirtiéndose en un hazmerreír.

El 21 de agosto de 1789, la Cámara de Representantes aprobó la Declaración de Derechos que consiste de diez Enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos. A James Madison se le atribuye, junto con otras personas de hacerlo posible. Estas Enmiendas fueron incluidas para proteger los derechos dados por Dios a la gente de la interferencia del gobierno. Estos son los derechos que le pertenecen al pueblo, como la libertad de expresión, la libertad de religión, la libertad de prensa, el derecho a tener un juicio por jurado, el derecho a no declarar contra sí mismo, y muchos otros derechos.

Observa la importancia del orden en las Enmiendas: la primera fue sobre la religión y la libertad de expresión, la RELIGIÓN es mencionada por primera vez. Los Padres Fundadores no olvidaron la razón por la cual los antepasados ​ dejaron Inglaterra para extender el Reino de Dios en todas las áreas de la vida y de la sociedad (esto incluye la política como parte del plan de redención de Dios) y dejar atrás las formas de gobiernos centrales religiosa y políticamente opresivas y de iglesia-estado.

Benjamín Franklin no tuvo éxito al proponer que el gran sello estadounidense mostrara al faraón siendo tragado por el Mar Rojo, junto con las palabras: "Rebelión a los tiranos es obediencia a Dios". Necesitábamos desesperadamente ese sello con esas palabras. Es una pena que los que rechazaron la propuesta eran tan estrechos de mente, a pesar de que ellos mismos se llamaban cristianos. ¡Qué poderoso recordatorio diario que esto pudo haber sido para todos los estadounidenses y las naciones de estar en guardia contra cualquier segmento del gobierno civil que intentara tomar el lugar de Dios Todopoderoso en la sociedad. Esta declaración no habría dejado lugar para que las filosofías o religiones equivocadas dominaran la cultura. Ahora tenemos que luchar contra el dominio humanista que busca silenciar la fe bíblica que construyó las primeras colonias y la nación.

¿Está Estados Unidos al borde de la muerte o del restablecimiento de su historia? Los que profesan estar del lado de Dios, viviendo vidas reformadas, con casas reformadas e instituciones sociales determinarán eso. Ellos tomarán en serio la advertencia de que una clase gobernante despótica sólo puede ser sostenida por una sociedad despótica. Hacer caso omiso de la advertencia te constituye como parte de esa sociedad despótica.

Esta generación actual de cristianos tiene una responsabilidad no menos de la que resistió vivir bajo un estado opresor y de la Iglesia en 1620 y 1776. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de conocer el estado de la Unión, la Iglesia, la sociedad y el mundo y resolver en sus corazones de reformar y curar la cultura con el Evangelio del Reino.

"¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera", Salmo 1:1-3.

"Así podrán portarse como deben hacerlo los que son del Señor, haciendo siempre lo que a él le agrada, dando frutos de toda clase de buenas obras y creciendo en el conocimiento de Dios", Colosenses 1:10.