Cómo una persona ve el futuro es importante

Ramon Arias | 8 de octubre de 2013

En mis escritos y transmisiones, he presentado la importancia de una perspectiva del mundo desde diferentes puntos de vista. Por perspectiva quiero decir el sentido de cómo una persona o grupo social, interpreta el mundo de acuerdo a sus creencias sobre la vida, las instituciones sociales, el mundo material, el universo e incluso la muerte. Nuestra visión del mundo influye la manera en que entendemos y respondemos al mundo en que vivimos.

Las perspectivas del mundo han estado en guerra por más de seis mil años. Todos tenemos una. Cada visión del mundo afirma que es la correcta e indiscutiblemente anima a que todos los demás la acepten también.

¿Importa cuáles son tus creencias teológicas? Por supuesto que sí. Considera cómo el judaísmo, el cristianismo y el Islam creen en absolutos morales, la existencia en un solo Dios, el Creador y en el creacionismo. Estos tres creen en la existencia de un Dios monoteísta, pero no de la misma manera, por lo tanto, cosechan resultados sociales muy opuestos. En los siglos XX y XXI el mundo en gran medida ha sido influenciado por otras perspectivas agresivas tales como, lo secular, lo humanista, lo comunista-marxista y una olla mezclada de posmodernistas que enseñan el relativismo moral, la religión de la evolución y el ateísmo como algo supremo. Todas ellas son ideas recicladas de los últimos seis mil años.

La batalla por la mente humana ha sido feroz. Considera las profundas divisiones que hay en estos Estados Unidos de Norteamérica que han pasado a ser una olla hirviendo. La sociedad se ha vuelto tan polémica que se ha convertido en un polvorín listo para estallar de nuevo. Las diferentes perspectivas del mundo están en guerra. Cada una “demuestra” que tiene la razón y todas las demás están equivocadas. Todas estas ideas luchan para cambiar la opinión de la gente acerca de su visión del mundo. Esto no es una tarea fácil y no importa qué tan irracional sea la perspectiva. Las creencias de las personas van a lo más profundo de la vida interior y social de un individuo. Para algunos, incluso se remontan a miles de años desde que se originaron esas creencias. Una vez que la visión del mundo que tiene la persona es confrontada la mayoría de la gente va a defender lo que cree independientemente de lo equivocado que sean sus ideas. Ellos ignoran o se niegan obstinadamente a aceptar los hechos históricos, aún cuando se les presentan claramente. La mayoría de la gente no quiere que se les cuestionen sus creencias pues tendrían que evaluar sus creencias sobre la vida, la muerte, las diferentes opciones, las decisiones y la forma en que ven el mundo y el universo.

Las perspectivas dominantes son el cristianismo, el judaísmo, el marxismo, el Islam, la Nueva Era, el humanismo, y el posmodernismo. Otro factor a tener en cuenta es que cada perspectiva dentro de sí misma está muy fragmentada y dividida. Por eso cada vez se hace más atractiva la idea de crear una perspectiva que unifique a la humanidad en una gran familia de naciones. De hecho eso va a suceder, pero no como quieren los humanos que suceda.

Deberíamos preguntarnos, ¿cuál es la única y verdadera visión del mundo? La respuesta es, la que perdure a través del tiempo y se mantenga libre de corrupción. La que se resista a hacer concesiones sin importar la circunstancia: la perspectiva bíblica es la de Dios incluso desde antes de la creación del universo y de la tierra. A pesar de que ha sido corrompida por los judíos y posteriormente por la mayoría de los cristianos, no obstante, el resto de las perspectivas del mundo han caído mas la de Dios permanece.

La historia bíblica y el mundo revelan la actitud de los verdaderos seguidores de la visión del mundo de Dios y su insaciable, fe viva segura y poderosa que todas las otras visiones del mundo no han sido capaces de destruir, ni ahora ni nunca.

Todas las perspectivas del mundo tienen ideas similares que hacen que tengan optimismo. Ellos creen que al final van a tener la creencia dominante en la religión, los ámbitos sociales, intelectuales y políticos que harán del mundo un lugar mejor. Ten en cuenta que sólo una ha pasado la prueba verdadera de la historia, la perspectiva de Dios. ¿Cuál es la motivación de otras visiones del mundo? En primer lugar, creen sin duda alguna que ya estaban destinados. En segundo lugar, tienen confianza en sus leyes que ofrecerán el mayor bien más que cualquier otro. En tercer lugar, tienen la convicción de que nada va a derrotarlos y no van a conformarse con nada menos que una victoria total sobre todos sus adversarios.

Las ideas de Karl Marx inspiraron a millones de personas en Europa que vivían en profunda apostasía contra de Dios. Las mentes de los cristianos en Europa fueron terreno fértil, a pesar de las muchas derrotas en el comienzo. El marxismo avanzaba ya desde 1848, y alternaba entre la victoria y la derrota hasta la actualidad. La razón de su éxito tiene mucho que ver con su convicción. Son personas que desean el cambio y producen ideas con el concepto de la esperanza. Los mismos principios se encuentran en la religión del Islam. Los islamistas proclaman abiertamente que el Islam dominará al mundo. La perspectiva bíblica tenía estos principios antes que el marxismo, antes que el islamismo o cualquier otro “ismo” apareciera en el escenario mundial. Inclusive antes de que el antiguo Israel se convirtiera en una nación tan especial, la visión del mundo de Dios ya estaba establecida.

Jesucristo confirmó la perspectiva de Dios para todas las naciones y los primeros discípulos y seguidores llevaron a cabo la comisión. A pesar de todos los fracasos históricos del cristianismo a través de dos mil años podemos rastrear los movimientos de los gigantes de la fe quienes vencieron todos los obstáculos y que siguen firme aumentando en la fe bíblica confirmando la supremacía del gobierno de Dios en la tierra como en el cielo.

Estamos en el umbral de una guerra total que se llevará a cabo entre las visiones del mundo. Lo que estamos viendo y oyendo es un preludio de lo que vendrá. Por desgracia, los seres humanos ven a los grandes avances científicos y tecnológicos, con todas sus ventajas como el medio para la salvación humana. El mundo no puede negar que la salvación prometida por los que creen y propagan estas falsedades está desapareciendo rápidamente y su eficacia y validez ha sido cuestionada. Lo mismo puede decirse de todas las demás visiones del mundo. Esta realidad histórica abre una gran oportunidad para que el verdadero pueblo de Dios tome la iniciativa y demuestre que la perspectiva bíblica es la única visión filosófica viable.

Una vez más la soberanía de Dios se conocerá y se dará a conocer en el mundo, no por mentes débiles y superficiales, sino por mentes que profundicen en la verdad revelada de la Palabra escrita de Dios. El carácter y el gobierno moral de Dios se adoptaron no por fanáticos emocionales sino por pensadores críticos. La ley bíblica, una vez más recibirá su lugar de honor y el único fundamento para reconstruir las instituciones sociales. También, una vez más, el verdadero pueblo de Dios seguirá adelante con la convicción de la victoria total a medida que avancen día a día en el futuro con la convicción inquebrantable de que la voluntad de Dios sea hecha en la tierra, en el tiempo y la historia, así como lo es en el cielo. Esta gente de gran fervor, que cada día aumenta en número, impactarán al mundo al ser los líderes del mundo.

Cómo podemos ver el futuro es importante. Al ver el futuro a través de los ojos de Dios, como está revelada en Su Palabra, seremos motivados para dar nuestro todo sin condiciones. Esto es lo que revela la historia y la historia está del lado del verdadero pueblo de Dios.

“No hay un solo caso en la historia en el que la libertad civil se perdió y la libertad religiosa se conservó del todo.... Quiera Dios que en Estados Unidos la verdadera religión y la libertad civil puedan ser inseparables y que los intentos injustos para destruir una pueda de hecho apoyar el establecimiento de los dos”. – John Witherspoon

“A la influencia benévola del cristianismo le debemos el grado de libertad civil y la felicidad política y social que la humanidad ahora goza. A medida que los efectos originales del cristianismo se ven disminuidos en cualquier nación...en la misma proporción el pueblo de esa nación se alejará de las bendiciones de la verdadera libertad, y se aproximarán a las miserias del despotismo total. Yo sostengo que esto es una verdad confirmada por la experiencia. Si es así, se deduce que todos los esfuerzos realizados para destruir las bases de nuestra santa religión en última instancia, tienden a la subversión también de nuestra libertad política y la felicidad. Cuando sean derrocados los pilares del cristianismo, nuestras formas republicanas de gobierno actual y todas las bendiciones que fluyen de ello caerán también”. – Jedidiah Morse