Bajo las leyes de los hombres las naciones se destruyen

Ramon Arias | 19 de febrero de 2013

Sin duda sabes que fuimos creados para ser una nación que se rige por la ley. Cuando la frase "rigor de la ley" se originó por primera vez tenía sentido porque esas leyes se supone que deben extraerse de la ley de Dios. Ahora que estamos tan lejos de esa realidad que cada vez que escuchamos "somos una nación de leyes", "Todos deben obedecer la ley", "Los líderes deben obedecer la ley", "El gobierno debe obedecer la ley", "Nadie está por encima de la ley", no nos dejemos engañar en pensar que el significado es el mismo que era antes, no lo es.

Cada vez más somos testigos del atropello de la ley comenzando por el presidente hasta el final de la cadena de mando. En su mayoría, no hay fidelidad ni respeto a las leyes establecidas. Se espera que todos los ciudadanos obedezcan mientras que los que hacen las leyes y las hacen cumplir se consideran, en la mayoría de los casos, por encima de la ley.

Dado a que sólo los que tienen el poder civil pueden determinar las leyes, estamos siendo testigos de cómo los EE.UU. se está convirtiendo en un Estado policial a un ritmo alarmante. No hay dudas, fundamentalmente Estados Unidos ha sido transformado y continúa moviéndose a una velocidad sin precedentes en dirección hacia su destrucción.

William Penn, fundador de la provincia de Pennsylvania (estado de Pennsylvania), advirtió a su generación y a las generaciones futuras "Donde Dios no gobierna, gobierna la tiranía". Durante doscientos años la gente comenzó a ignorar la verdad que es irrevocable que Dios gobierna. Antes de eso era muy conocido a los fundadores y a sus descendientes que verdaderamente Dios gobierna en los asuntos de los hombres y las naciones.

Los valores estadounidenses del pasado no son los que son ahora. Hay voces que dicen que las opiniones diferentes deben ser los valores fundamentales de la “nueva identidad” de Estados Unidos. La gente que creen en los valores bíblicos están siendo empujados fuera de la corriente principal y el acoso en contra de ellos está a la orden del día. Los cristianos y las personas que admiran a los valores de la antigüedad y optan por no ajustarse al "nuevo Estados Unidos" son cada vez más tratados como marginados. Seamos directos, la grandeza de Estados Unidos de Norteamérica no fue el resultado de estos "nuevos" valores fundamentales que, por cierto, no son nuevos son los mismos valores que han destruido a imperios y siguen destruyendo a las naciones.

Vamos a considerar algunas voces del pasado que realmente sabían lo que hizo grande a Estados Unidos, mejor que la mayoría de los estadounidenses de hoy en día:

"En la cadena de los acontecimientos humanos, el cumpleaños de la nación está indisolublemente vinculado con el nacimiento del Salvador. La Declaración de Independencia colocó la piedra angular del gobierno humano sobre los primeros preceptos del cristianismo". -- John Quincy Adams 1

"Vamos a entrar en este negocio importante con la idea de que somos cristianos en los que los ojos del mundo se vuelven ahora ... y sinceramente llamémoslo y roguémosle, por el amor de Cristo, para que presida en nuestros consejos. . . . Sólo podemos depender de la influencia todopoderosa del Espíritu de Dios, cuya Divina ayuda y asistencia que nos convierte en un pueblo cristiano más devoto lo imploramos. Por lo tanto, propongo que algún ministro del Evangelio sea solicitado para asistir a este Congreso cada mañana. . . con el fin de abrir la reunión con una oración". -- Elias Boudinot 2

“El Congreso, EE.UU. Comité Judicial de la Cámara de 1854, 'Si el pueblo, durante la Revolución, tenía la sospecha de cualquier intento de guerra contra el cristianismo, la Revolución habría sido estrangulada en su cuna ... En esta época, no puede haber ningún sustituto para el cristianismo ... Esa era la religión de los fundadores de la república y se espera que siga siendo la religión de sus descendientes'". 3

A medida que investigues los escritos de las generaciones pasadas encontrarás montañas de pruebas similares a las citadas. Aunque estaban lejos de ser perfectos sabían lo que había que hacer para llegar a esa perfección.

George Washington hizo la siguiente oración por su país:

"Ahora hago mi oración ferviente para que Dios ... mas por amabilidad que por favor nos disponga de todo, para hacer justicia, y amar la misericordia, y para que nosotros nos humillemos obrando la caridad, la humildad y el carácter pacífico de la mente, que son las características de el autor Divino de nuestra religión bendecida, y sin una humilde imitación de Su ejemplo en estas cosas, nunca puede aspirar a ser una nación feliz. Amén". 4

Si las naciones se desmoronan bajo las leyes de los hombres, entonces el sentido común dicta que en los hombres la ley de Dios puede reconstruir y seguir adelante con confianza en la inspiración divina para resolver los problemas más incómodos y responder a todas las preguntas que un mundo de duda ha heredado de todos los enemigos de Dios.

Los hombres y las mujeres de fe bíblica, una vez más son el ancla de esta nación que se desmorona. En toda su fuerza, deben ser la sal de la nación para detener la corrupción en seco. Deben ser la luz con el conocimiento de Dios, la sabiduría y la comprensión y deben convertirse en la respuesta a la oración de Washington en un momento como este sin tener que pedir disculpas.

“El Señor nuestro Dios nos mandó temerle y obedecer estos preceptos, para que siempre nos vaya bien y sigamos con vida. Y así ha sido hasta hoy. 25 Y si obedecemos fielmente todos estos mandamientos ante el Señor nuestro Dios, tal como nos lo ha ordenado, entonces seremos justos". -- Deuteronomio 6:24-25