¡Deja de quejarte!

Ramon Arias | 10 de diciembre de 2012

El botón del pánico ha sido presionado desde que el Presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner y sus colegas en el Congreso han pedido el incremento de impuestos mediante el cierre de las deducciones para evitar el precipicio fiscal ante nosotros. Boehner ha sido llamado todos los peores nombres en el idioma Inglés por sugerir una consideración tan mala. ¿Se merece los insultos desagradables? Tal vez, y se pueden resumir todos esos nombres en uno solo que Jesús dijo…Pero voy a dejar que hagas tu tarea mediante la lectura de los Evangelios para averiguarlo.

¿Está Estados Unidos en problemas financieros? Sí, lo está, solo hay que mirar a California y el gran desastre financiero que están experimentando. Por encima de todo, es difícil de creer que los californianos votaron a favor de aumentar los impuestos a los ricos. ¿Cuál es el resultado? La respuesta inmediata fue una disminución de ingreso de más del 10% y los millonarios están haciendo su éxodo del "Estado Dorado". Incluso los liberales de Hollywood han comenzado a estudiar la forma de evitar que su dinero sea repartido por el gobierno, muchos están vendiendo su segunda o tercera casa.

Hay un buen consejo dirigido a los legisladores en el Congreso sobre qué hacer para detener el precipicio fiscal sin comprometer las áreas financieras deducibles y otras áreas. Me alegro de que dentro de ese consejo se le llame a cualquier incremento de impuestos perverso, sobre todo cuando la inversión empresarial esta fluctuante. La historia fiscal es evidente, pues esta muestra que los incrementos de impuestos destruyen el capital, dañan a los creadores de empleo y encoge la economía. No hay que ir demasiado hacia atrás en la historia para conocer los efectos del incremento de impuestos; una rápida mirada inteligente a lo que está ocurriendo en Europa Occidental y Japón debería ser más que suficiente. ¡Lo que revela el aumento de impuestos en estas naciones es aterrador! Ciertas partes de Europa ya están experimentando una recesión. Las grandes economías europeas de Inglaterra, Francia y Alemania están conduciéndose directo hacia la recesión. ¿Qué pasa con los Estados Unidos de Norteamérica o vamos a empezar a llamarles los Estados Unidos Socialistas de Norteamérica? Los demócratas, junto con muchos republicanos, socialistas y marxistas están redefiniendo la cultura de esta nación. ¡Estados Unidos se está convirtiendo en algo irreconocible!

Millones de estadounidenses están en estado de shock que este fiasco fiscal esté sucediendo. ¿Dije fiasco fiscal? Sí, lo dije. La gente haría bien en dejar de quejarse contra el Congreso, la Casa Blanca y la Corte Suprema, lo creas o no, ellos son los menos culpables de todo este lío que se ha ido acumulando desde el Siglo XIX. Leíste bien, ¡desde principios del siglo XIX! Quizás preguntes, si no son ellos los culpables, ¿quiénes? En palabras simples, los verdaderos culpables son los que los eligen a los puestos públicos una y otra vez, sin pedirles cuentas por sus malas decisiones que perjudican a la sociedad, no sólo en las áreas financieras, sino en todas las áreas de la conducta moral. Cuando la gente mala llega a estos puestos no se puede espera que ellos hagan algo bueno. Cuando se vota por gente buena y una vez adentro se corrompen, sólo hay que sacarlos en el siguiente ciclo o hacerles juicio político de acuerdo a sus acciones perversas como traidores a sus distritos o de la nación. Recuerden, los funcionarios electos representan al pueblo que los eligió.

Las organizaciones de beneficencia, en su mayoría, dependen de donaciones para operar. Sabemos que cuando donamos por caridad a organizaciones no lucrativas podemos esperar una deducción de impuestos por lo que damos ya sea personal o de una corporación. La parte triste es que la mayoría de la gente da porque el gobierno garantiza una deducción de impuestos.

Ahora estoy escuchando de mucha gente que el gobierno quiere quitar el deducible por obras de caridad sólo porque el gobierno quiere remover la influencia benéfica en la sociedad y ser el único "benévolo" hacia las personas necesitadas. Como si el gobierno necesita hacer eso, ¿dónde has estado en los últimos cuatro años? La administración de Obama ha añadido más de 15 millones de personas a la lista de beneficiarios del programa de bienestar social y la pobreza ha aumentado enormemente. El gobierno no tiene que quitar los deducibles, sólo tiene que aumentar los impuestos para seguir su trabajo de "generosidad". Esta es la razón que Obama se reunió con algunos líderes de las organizaciones de beneficencia para pedirles su apoyo para aumentar los impuestos, les advirtió que si no lo apoyan se traduciría en daños a su deducible de impuestos. El diccionario llama a esto chantaje. 

Ahora la pregunta que debemos contestar es, ¿por qué las organizaciones no lucrativas están en pánico ante la idea de perder su deducible de impuestos? Puedo entender que las organizaciones no cristianas estén temerosas, pero, ¿por qué deberían tener miedo los cristianos? ¿Acaso las organizaciones cristianas tienen que inclinarse ante el todopoderoso gobierno centralizado? ¿Quién creó el gobierno federal de los Estados Unidos? ¡Los ciudadanos crearon el gobierno federal! Entonces, ¿cómo es que el Gobierno Federal se ha convertido en el todo poderoso divino para el pueblo? Sucedió porque los cristianos y ciudadanos solidarios permitieron que sucediera. También ocurrió cuando los cristianos le dieron la espalda a Dios y Su ley ética. La tragedia comenzó cuando los cristianos comenzaron a abandonar sus responsabilidades dadas por Dios de amar a su prójimo como a sí mismos y transfirieron esa responsabilidad al gobierno. Hay mucha culpa para repartir contra los cristianos en los Estados Unidos por el abandono de la comisión de Dios de discipular a la nación para ser conformados al gobierno ético de Dios.

Hay demasiadas organizaciones sin fines de lucro "cristianas" que se han corrompido y beneficiado del deducible de impuesto que controlan las organizaciones cristianas. Sin embargo, las organizaciones auténticas deben estar contentas que el deducible podría ser retirado y en el proceso limpiar a los que han lucrado en lo personal de las donaciones. Los que profesan y hacen la voluntad de Dios no deben estar intimidados o poder ser coaccionados en cualquier forma de compromiso que deshonra la ley moral de Dios. Nuestra lealtad es para con los principios de Dios y de nadie más. Preferimos unirnos a los cristianos a través de la historia que estaban dispuestos a morir antes que negar su lealtad al Reino de Dios y el señorío de Cristo. ¡No doblamos nuestras rodillas más que ante Dios!

Por supuesto que a principios de perder el deducible habrá un retroceso para todos nosotros, sin embargo, pronto todos los cristianos aprenderán que es mejor financieramente dar de gracia y en obediencia a la ley moral de Dios y ser los recipientes de las bendiciones de Dios y no de la "generosidad" del gobierno por un deducible. Sé que esto funciona. He enseñado este mensaje en muchas naciones donde no hay deducible por dar a obras cristianas y sin embargo, Dios bendice a su pueblo, porque él no está obligado por las leyes del hombre. Su trabajo no se detiene, y realmente se mueve HACIA DELANTE, claro que es Su tipo de avance y no como el de los hombres.

Los cristianos que han levantado grandes o pequeñas organizaciones no lucrativas y están en un estado de pánico que sienten que el corazón desfallece debido a la posible final del deducible, hoy te dijo, deja de lloriquear y conoce al Señor tu Dios y entiende el reproche de Jesús a Satanás cuando éste le ofreció los reinos del mundo a cambio de que lo adorara, "!Apártate de mi Satanás! Porque escrito está: "Adorarás al Señor tu Dios y a él solo servirás" (Mateo 4:10). ¿No le has dicho lo siguiente muchas veces a la gente, "todas las cosas les ayudan a bien a los que aman al Señor y son llamados conforme a su propósito?" Bueno, ¿no sería ésta una oportunidad perfecta para probar esto?

Para los cristianos que no tienen otra agenda más que la voluntad de Dios, tomen ánimo en su trabajo para el Señor, esto no debe cambiar. Cuando Dios llama Él provee de muchas maneras y lo mejor es que no tenemos que prostituir nuestro llamado para cumplir con nuestra misión. Sabemos que esto es lo mejor, ¿no?

"Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu 
 nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como 
 en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos 
 a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos 
 del mal. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre. Amén" (Mateo 6:10-13).