¿Estás preparado para el cambio inimaginable?

Ramon Arias | 12 de marzo de 2013

El mensaje de cambio, cambio, cambio y más cambio es pura palabrería incesante que se escucha en estos días. Esta es una canción vieja y desgastada que los humanos han escuchado durante miles de años. ¿Has tomado tiempo para pensar en el cambio político, social y económico que los estadounidenses han escuchado y experimentado desde principios del Siglo XIX? Te desafío a descubrirlo, ¡te vas a sorprender en gran manera!

Históricamente, este es un cambio que en la superficie parecía ser para bien y la gente se emocionó sólo para encontrar que estos cambios prometedores los llevaron a peores condiciones que antes. Durante mi vida, he visto esto suceder en muchos países, nadie me lo contó, yo los vi de primera mano. Estados Unidos no es una excepción, a pesar de que el fundamento original de 1620 fue sólido, ahora ha sido abandonado en su mayoría. Por cierto, si se ignora totalmente este fundamento, sería para nuestra propia destrucción.

No hay que confundir los cambios mencionados anteriormente con los cambios que todos debemos pasar a medida que envejecemos, aquellos que son inevitables. El paisaje de las comunidades y el mundo también están cambiando siempre. Hay cambios que vienen como resultado del descubrimiento de la verdad en la ciencia, tal como se aplica en la tecnología. Estos cambios van a continuar hasta que la raza humana tenga plena comprensión del mundo creado. Puedes burlarte, pero esto sucederá en el futuro. Hasta entonces, debemos estar vigilantes y ejercer sabiduría en el panorama político, social, económico, moral y cultural que nunca deben cambiar para lo peor, no cuando una sociedad tiene una base sólida como está trazada por aquellos que vinieron en 1620 con la verdadera visión del hombre y de la sociedad. ¿Eran perfectos? No, pero tenían la perspectiva correcta y estaban dispuestos a arriesgar sus vidas como individuos y familias para implementarla.

Debemos esforzarnos por saber lo que los antepasados sabían, que Dios gobierna el pasado y el presente, l está totalmente en control del futuro. Cuidado con aquellos que piensan que porque el futuro todavía no ha sucedido, tontamente creen que el presente no juega ningún papel en influir al futuro. Los que piensan de esta manera sólo se convierten en presa fácil de los descarriados y en conjunto complican las cosas que deben ser sencillas de entender. Su forma de pensar deja abierta la puerta para todo tipo de probabilidades y estilos de vida, por lo cual los humanos creen que son libres de hacer lo que se les antoja sin darse cuenta de que son esclavos de sus pasiones pecaminosas que causan una tremenda devastación cultural.

Los cristianos creyentes en la Biblia tienen un tremendo desafío en frente de ellos. Deben tener bien claro quién tiene el control total y gobierna los asuntos de los hombres en el pasado, presente y futuro. La única ley moral que tiene un significado y beneficio para la raza humana es la ley moral de Dios. Él es el Juez Supremo; ten la seguridad con una gran confianza de que nada puede ocurrir en esta vida fuera del plan divino de Dios. Todos debemos entender y discernir lo que Dios está haciendo. No aceptes la mentalidad simplista y escapista de los que profesan ser cristianos, pero rechazan sus responsabilidades dadas por Dios para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir en el ahora.

Nuestro Señor y Salvador Jesucristo nos dejó sin una sombra de duda de que Dios Todopoderoso gobierna y determina absolutamente todas las cosas. Los que creen en la Biblia cristiana deben proclamar con conocimiento y convicción, que no hay otro sistema que no sea el sistema moral de Dios que puede hacer de este mundo un lugar mejor, no importa cuán difícil pueden parecer sus requerimientos. Los socialistas, comunistas, marxistas, humanistas, ateos, gnósticos, progresistas o liberales no pueden cambiar la determinación de Dios para futuro de la raza humana. Eso es un cambio en el que realmente se puede creer y participar de todo corazón, sin ningún tipo de vergüenza en los resultados.

Así que te preguntarás, ¿cuál es el cambio inimaginable para cual debemos estar preparados? El cambio es la ira de Dios contra la impiedad, históricamente hablando, esta es la forma en que Él juzga el comportamiento cultural pecaminoso de las naciones. Las cosas que están por delante pondrán a prueba el corazón de cada cristiano profesante para saber si está realmente del lado de Dios o no. Esto no es diferente de la forma en que probó a los habitantes de las colonias a principios del Siglo XVIII. En ese entonces eran muy sabios para saber que no deberían arriesgarse a los juicios de Dios, y el resultado fue un gran despertar que dio forma al conocimiento y al carácter de los que se convirtieron en los padres fundadores de Estados Unidos.

Estados Unidos ha sembrado muchas semillas malas no sólo en este país sino en todo el mundo y estamos presenciando el desarrollo alarmante que esta sacudiendo en las naciones. Sin embargo, los verdaderos cristianos creyentes en la Biblia entienden el otro lado de la ley moral de Dios, su gracia y su soberanía. Con esto en mente, un verdadero creyente en la Biblia cristiana puede afrontar el futuro con confianza; no es diferente a lo que expresó el salmista:

“Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.

Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar; aunque rujan y se encrespen sus aguas, y ante su furia retiemblen los montes.

Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, la santa habitación del Altísimo. Dios está en ella, la ciudad no caerá; al rayar el alba Dios le brindará su ayuda. Se agitan las naciones, se tambalean los reinos; Dios deja oír su voz, y la tierra se derrumba. El Señor Todopoderoso está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.

Vengan y vean los portentos del Señor; él ha traído desolación sobre la tierra. Ha puesto fin a las guerras en todos los confines de la tierra; ha quebrado los arcos, ha destrozado las lanzas, ha arrojado los carros al fuego.

Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra! El Señor Todopoderoso está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob”.

-- Salmo 46

Dios Todopoderoso y no el hombre es el gobernante absoluto sobre todas las cosas. Los cristianos deben dejar de mirar hacia el hombre para su futuro, la salvación y su bienestar. Todo el poder, la gloria y la honra le pertenecen a Dios y no al hombre. Haz lo correcto y no te separes de esta verdad inmutable.

Una vez más vuelve tu corazón y mente con un firme compromiso de amar a Dios y a nuestro Señor y Salvador Jesucristo y nunca mirar hacia el hombre para tu salvación. No temas lo que el hombre puede hacerte, esto incluye al estado. Debemos estar nosotros mismos transformándonos mediante la renovación de nuestra mente en Cristo Jesús y no imitar formas delirantes y corruptas del hombre.

Si decimos que creemos en Dios entonces no debemos aceptar que el mundo va a ser dominado por nadie más que el legítimo propietario, Dios mismo. Nunca creas las mentiras de que Dios es indiferente, ausente en los asuntos de los hombres y de las naciones o que estos están fuera de su alcance. Él nunca ha entregado su soberanía a nadie, y me refiero a cualquier persona, ya sea un ser espiritual o humano.

¡Nuestro Padre celestial es el único Dios y nadie se puede comparar con Él!