El cielo no es una república, democracia, dictadura o cualquier otra forma de gobierno humano 3a. Parte

Ramon Arias | 2 de julio de 2013

Si los fundadores entendieron claramente que Dios debe gobernar a los hombres, de lo contrario se harán cargo los tiranos, ¿por qué no lo dejaron claro en la Constitución? Tenían claro en sus mentes a través de su experiencia personal que sólo hay dos fuentes de gobierno, ¿por qué no profundizaron con respecto a la verdadera fuente?

¿Cómo se convierten los hombres en tiranos? Los hombres se convierten en tiranos cuando adoptan una filosofía del mal como algo que vivir. ¿Cómo determinan qué o quién es la fuente de la filosofía del mal? Sin entrar a analizar más de seis mil años de historia escrita de la humanidad, para entender el mal, todo lo que tenemos que hacer es prestarle atención a un individuo que resumió los conflictos del hombre desde el principio de la historia.

Saul Alinsky (1909 - 1972). Su obra maestra radical fue un pequeño libro, "Rules for Radicals” [Reglas para los Radicales], un manual para que los izquierdistas pudieran tomar el control del país, transformando radicalmente todos los aspectos de la sociedad. Su libro fue dedicado a Lucifer, el primer radical: “No sea que se nos olvide darle por lo menos un reconocimiento al primer radical: de todas nuestras leyendas, nuestra mitología y nuestra historia… el primer radical conocido por el hombre, aquel que se rebeló contra el poder establecido y lo hizo de manera tan eficaz que por lo menos ganó su propio reino: Lucifer”.

Alinsky reconoció la histórica batalla entre los dos reinos, y cómo el primer radical al rebelarse contra el Reino establecido de Dios, ganó su propio reino. Alinsky se basó en las antiguas ideas destructivas de Lucifer. Sin embargo, debió haber sabido que el reino de Lucifer siempre ha sido derrotado a lo largo de toda la historia. El mal siempre se derrumba, no puede sostenerse al paso del tiempo contra el verdadero Reino de Dios.

Los discípulos de Alinsky han hecho un trabajo magistral en la aplicación de las ideas del primer radical, Lucifer / Satanás, han utilizado el vehículo del republicanismo y la democracia con el fin de llegar a una forma tiránica de dominio. Entre los revolucionarios izquierdistas más famosos de Alinsky están Barack Obama y Hillary Rodham Clinton.

Mientras Alinsky exalta a Satanás, el primer radical para establecer un reino alternativo, Jesús reveló la verdadera naturaleza del primer radical a los Judíos, que se creían los guardianes de la verdad de Dios sólo para encontrar que todo su sistema de ideas, de su fe y sus creencias eran dominadas por el mal. Jesús se los señaló de la siguiente manera:

¿Por qué no pueden entender lo que les digo? ¡Es porque ni siquiera toleran oírme! Pues ustedes son hijos de su padre, el diablo, y les encanta hacer las cosas malvadas que él hace. Él ha sido asesino desde el principio y siempre ha odiado la verdad, porque en él no hay verdad. Cuando miente, actúa de acuerdo con su naturaleza porque es mentiroso y el padre de la mentira. Por eso, es natural que no me crean cuando les digo la verdad”. (Juan 8:43-45)

Jesús apareció en la tierra para destruir las mentiras del primer radical y su forma de gobierno: "Pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo” (1 Juan 3:8). Jesús nunca tuvo la intención de promover o establecer una forma de gobierno humano ni un reino físico. Él representó el único reino eterno que tiene los principios para liberar a la humanidad de la opresión del primer radical, “Me refiero a Jesús de Nazaret: cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder, y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38). Permíteme repetir que ningún gobierno humano que se opone a la ley moral de Dios será capaz de manifestar toda la verdadera justicia, la paz social y el progreso.

Antes de que Cristo apareciera en la tierra, se reveló que Él iba a destruir al primer radical (Génesis 3:15), quien, a través de sus mentiras, engañó a los primeros seres humanos a quienes se les encargó de administrar el mundo bajo el gobierno de Dios. Satanás, el primer radical, no ha cambiado su estrategia de ir en contra de la verdad y el propósito de Dios para este mundo (Génesis 3:1-5). Él es un enemigo derrotado y lo sabe muy bien, sin embargo, siempre está al acecho y no se detiene en sus esfuerzos para atrapar a los humanos que caen en sus mentiras.

Los hombres en el poder y la gloria aceptan las mentiras que a través de su ingenio es que logran la grandeza, pero descubren que son simples mortales y sujetos a un poder superior. Tal fue el caso del rey Nabucodonosor, uno de los personajes históricos que más afectó el gobierno de su época, el Imperio Babilónico. Él aprendió por las malas que sólo hay uno que tiene el control total del universo. Nabucodonosor, en el pináculo de su poder, fue advertido que no se pensara más altamente de sí mismo para que no se descubriera que es un simple mortal en control de nada. Hizo caso omiso de esta advertencia. A continuación lee el relato con cuidado:

“Y mientras contemplaba la ciudad, dijo: ‘¡Miren esta grandiosa ciudad de Babilonia! Edifiqué esta hermosa ciudad con mi gran poder para que fuera mi residencia real a fin de desplegar mi esplendor majestuoso’. Mientras estas palabras aún estaban en su boca, se oyó una voz desde el cielo que decía: ‘¡Rey Nabucodonosor, este mensaje es para ti! Ya no eres gobernante de este reino. Serás expulsado de la sociedad humana. Vivirás en el campo con los animales salvajes y comerás pasto como el ganado. Durante siete períodos de tiempo vivirás de esta manera hasta que reconozcas que el Altísimo gobierna los reinos del mundo y los entrega a cualquiera que él elija’”. (Daniel 4:30-32)

Después de siete años de enfermedad mental, tal y como se predijo recuperó sus facultades mentales:

"Al final de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta, y bendije al Altísimo, y alabé y al que vive por los siglos de su dominio honrado es un dominio eterno, y su reino perdura de generación en generación, y todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, y él hace según su voluntad en el ejército del cielo y en los habitantes de la tierra; y no hay quien detenga su mano ni decirle: ‘¿Qué has hecho?’ Al mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí. Mis gobernadores y mis grandes me buscaron, y se estableció en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida. Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos son justos, y los que andan con soberbia que puede humillar". (Daniel 4:34-37)

El experimento del gobierno humano de los Estados Unidos está fallando y no funcionará indefinidamente. La razón no es complicada de entender, Dios no altera ni diluye su forma de gobierno, como está revelado en su ley moral. El excepcionalismo estadounidense sólo puede sobrevivir si vuelve a la intención original de los fundadores, los peregrinos de 1620, y esta vez debe ser acompañado de una reforma bíblica. En serio, no hay otra esperanza para el futuro de esta nación.

La prueba de querer una forma de gobierno diferente a la voluntad de Dios ha fracasado miserablemente. No se puede negociar con cualquier otra forma de gobierno diferente al que rige el cielo. Lógicamente, si aplicamos las reglas de Dios en todos los aspectos de la vida, sólo podemos esperar que las cosas buenas y grandiosas se manifiesten ante nuestros ojos. No debemos temer a entender cómo esto será posible cuando actualmente estamos ahogándonos como resultado de confiar en los caminos del hombre. No debemos temer que una denominación cristiana se hará cargo. Individualmente todos tenemos que ser estudiantes de la Palabra de Dios y no mirar al hombre para la interpretación, la Biblia se interpreta a sí misma. El Espíritu Santo ha sido asignado para guiarnos en toda la verdad, tenemos que creer y confiar en su guía para que podamos efectuar los cambios necesarios.

El autogobierno es el plan original de Dios. Jesús lo hizo posible que nosotros pudiéramos recuperar el lugar de importancia como hijos e hijas de Dios. Estar bajo Dios lo hace imposible que los tiranos nos dominen. Lo creas o no, la historia humana se está moviendo en la dirección hacia donde Dios gobierna supremo en todas las naciones.

Nunca es tarde para acoger la verdad que nuestros derechos provienen de Dios y no del hombre.

Para leer la 1ª parte haz clic aquí
Para leer la 2ª parte haz clic aquí