Proclamaciones Presidenciales memorables del Día de Acción de Gracias

Ramon Arias | 26 de noviembre de 2013

La historia es una gran maestra pero sólo cuando nos fijamos en el pasado, si se ignora sólo puede significar una tragedia dolorosa. El pasado es tan importante como el presente y el futuro. Estados Unidos de Norteamérica no llegó a la actual condición tumultuosa de la noche a la mañana. Trozo por trozo el pasado de este país ha sido tallado por aquellos que piensan que pueden construir sobre una base nacional diferente y extraña. Ellos piensan que al hacer caso omiso, rebelándose, o rechazando los absolutos morales que le dan sentido a la vida y a las instituciones sociales harán de esta nación y el mundo un lugar mejor. Tienen la esperanza de lograr esto con las ideas recicladas fallidas que trajeron tanta miseria a las generaciones pasadas y están oprimiendo a muchos en el presente.

En esta ocasión, he seleccionado unas proclamaciones presidenciales del pasado sobre el Día de Acción de Gracias que se celebra en este país. Al citar algunos presidentes de los tiempos modernos no basé la selección en sus ejemplos de virtud, sino porque a pesar de sus acciones e ideologías no deseables conocían la teoría del fundamento de este país y el significado de un día del año tan memorable como lo es el Día de Acción de Gracias.

Al meditar sobre estas voces del pasado considera hacer de este Día de Acción de Gracias significativo más allá del pavo y todas las guarniciones. Considera seriamente renovar tu compromiso de ser sal y luz en la tierra (Mateo 5:13-14) hasta tu último aliento en esta vida terrenal. Comprométete a estar del lado de Dios, y manifiesta a esta nación y al mundo la "sal" que se necesita para erradicar a la corrupción. Comprométete a ser la "luz" para disipar la oscuridad cultural de todas las malas ideas que dominan y esclavizan a la humanidad cuando se mantienen alejadas del verdadero conocimiento, la comprensión y la sabiduría de Dios y su Cristo. Este compromiso sólo puede ser verdad si estás parado sobre la palabra revelada de Dios y aceptas el hecho de que Dios te ha puesto en Su mundo para ser Su representante.

Al comprometer tu vida de nuevo para promover y establecer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo sabrás que cada día es un día de acción de gracias y te unirás al salmista en expresar:

"¡Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza! Da gracias a él, ¡bendecid su nombre! Porque el Señor es bueno, porque su misericordia es para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones". (Salmos 100:4-5)

Thomas Jefferson 1779 Proclamación de Acción de Gracias

Proclamación asignando un Día de Acción de Gracias y Oración

Por el gobernador Thomas Jefferson, 1779

Considerando que el Honorable Congreso General, impresionado con un sentido agradecido por la bondad de Dios Todopoderoso, en bendecir la mayor parte de este extenso continente con cosechas abundantes, coronando nuestros brazos con repetidos éxitos, conduciéndonos hasta ahora cuidadosamente a través de los peligros que nos han rodeado y manifestando en múltiples instancias su cuidado divino de estos estados infantiles, tiene pensado apropiado por su acción del día 20 de octubre último, al recomendar a los diversos estados que el jueves 9 de diciembre próximo se nombrara un día de acción de gracias y oración públicos y solemnes, el cual está en estas palabras, a saber.

Considerando que nos favorece acercarse en humildad al trono de Dios Todopoderoso, con gratitud y alabanza, por las maravillas que su bondad ha obrado en conducir a nuestros antepasados ​​a este mundo occidental; por su protección para ellos y para su posteridad, en medio de dificultades y peligros; para criarnos sus hijos de una angustia profunda, de ser contados entre las naciones de la tierra; y por armar las manos de los Príncipes justos y poderosos en nuestra liberación; y sobre todo para él que ha tenido a bien concedernos el gozo de la salud y así ordenar las estaciones giratorias, que la tierra ha producido su fruto en abundancia, bendiciendo las labores del agricultor, y extendiendo la abundancia por toda la tierra; que él ha prosperado nuestros brazos y los de nuestro aliado, ha sido un escudo para nuestras tropas en la hora del peligro, apuntando sus espadas a la victoria, y los condujo en triunfo sobre los baluartes del enemigo; que él ha ido con los que salieron al desierto contra las tribus salvajes; que él ha detenido la mano del saqueador, y reversó su destrucción meditada; que él ha prosperado nuestro comercio, y dado el éxito a los que buscaban al enemigo sobre la faz del abismo; y sobre todo, que él difundió la luz gloriosa del evangelio, por el cual, a través de los méritos de nuestro Redentor misericordioso, podemos ser los herederos de su gloria eterna. Por lo tanto,

Se resuelve, que se recomiende a los diversos estados de nombrar el día JUEVES, 9 de diciembre próximo, a ser un día de acción de gracias a Dios Todopoderoso de manera pública y solemne, por sus misericordias, y de oración, para la continuación de su favor y la protección de estos Estados Unidos; de suplicarle para que le complazca influir gentilmente en nuestros Consejos públicos, y los bendiga con la sabiduría de lo alto, con unanimidad, firmeza y éxito; de que él vaya con nuestros ejércitos y corone nuestros brazos con la victoria; de que os dé a su iglesia, las efusiones abundantes de la gracia divina, y derramar su espíritu santo sobre todos los Ministros del evangelio; de que bendiga y prospere los medios de la educación, y difunda la luz del conocimiento cristiano a través de los rincones más remotos de la tierra; de que sonría sobre los trabajos de su pueblo, y cause que la tierra produzca sus frutos en abundancia, para que podamos disfrutar de ellos con gratitud y alegría; de que acoja en su santa protección, a nuestro ilustre aliado, que le dé a él la victoria sobre sus enemigos, y por fin hacerlo grande, como el padre de su pueblo, y el protector de los derechos de la humanidad; que él amablemente esté complacido en volver los corazones de nuestros enemigos, y para dispensar las bendiciones de la paz a naciones rivales.

Que él en su misericordia nos mire, perdone todos nuestros pecados, y nos reciba en su favor y, por último, que él establezca la independencia de estos Estados Unidos sobre la base de la religión y la virtud, y que los apoye y los proteja en el gozo de la paz, la libertad y la seguridad.

Por lo tanto por la autoridad de la Asamblea General promulgo esta mi proclamación, por la presente se nombra el día jueves, 9 de diciembre próximo, un día de acción de gracias público y solemne y de oración a Dios Todopoderoso, sinceramente recomendando a todas las buenas personas de este estado, para separar el día citado para esos fines, y para los varios Ministros de la religión para encontrarse con sus respectivas sociedades sobre el mismo, para asistirles en sus oraciones, edificarles con sus discursos, y en general para llevar a cabo los deberes sagrados de su función, adecuado para la ocasión.

Dado bajo mi firma y el sello del estado, en Williamsburg, este 11 de noviembre, en el año del Señor de 1779, y en el cuarto del estado.

THOMAS JEFFERSON

George Washington 1789 Proclamación de Acción de Gracias

Considerando que es el deber de todas las Naciones reconocer la providencia de Dios todopoderoso, obedecer su voluntad, a ser agradecidos por sus beneficios, y humildemente implorar su protección y favor – y Considerando que ambas Cámaras del Congreso me han solicitado a través de su Comité conjunto "de recomendar al Pueblo de los Estados Unidos un día público de acción de gracias y oración que se observará reconociendo con corazones agradecidos los muchos favores que el Dios Todopoderoso, especialmente concediéndoles una oportunidad de establecer pacíficamente una forma de gobierno para su seguridad y felicidad".

Ahora, pues, yo recomiendo y asigno el día jueves, 26 de noviembre próximo para que sea dedicado por la gente de estos Estados al servicio de ese gran y glorioso Ser, que es el Autor benéfico de todo lo bueno que fue, que es, o que será – para que todos podamos entonces unirnos en rendir hacia él nuestro agradecimiento más sincero y humilde – por su cuidado amable y protección de las Personas de este país antes de que se convirtieran en una Nación – por la señal y las misericordias diversas y las interposiciones favorables de su providencia, que hemos experimentado en el curso y la conclusión de la última guerra – por el gran grado de tranquilidad, unión, y abundancia, que hemos disfrutado desde entonces – por la manera pacífica y racional en la que se nos ha permitido establecer constituciones de gobierno para nuestra seguridad y felicidad, y en particular el Nacional que ahora se ha instituido últimamente, para la libertad civil y religiosa con la que hemos sido bendecidos, y los medios que tenemos de adquirir y difundir conocimientos útiles; y en general para todos los grandes y diversos favores que él ha tenido a bien conferir a nosotros.

Y también que luego podamos unirnos en ofrecer humildemente nuestras oraciones y súplicas al gran Señor y Soberano de las Naciones y rogarle que perdone nuestros pecados nacionales y demás – para permitirnos a todos, ya sea en estaciones públicas o privadas, para llevar a cabo nuestros deberes varios y relativos correctamente y puntualmente – para rendir nuestro gobierno nacional una bendición para todas las Personas, al ser constantemente un gobierno de leyes sabias, justas, y constitucionales, ejecutadas y obedecidas discreta y fielmente – para proteger y guiar a todos los Soberanos y Naciones (especialmente aquellos que han mostrado amabilidad hacia nosotros) y que los bendiga con un buen gobierno, la paz y la concordia – Promover el conocimiento y practicar la verdadera religión y virtud, y el aumento de la ciencia entre ellos y Nosotros – y en general para conceder a toda la humanidad tal grado de prosperidad temporal como sólo él sabe que es lo mejor.

Dado bajo mi puño y letra en la ciudad de Nueva York el tercer día del mes de octubre del año de Nuestro Señor 1789.

George Washington

John Adams 1798 Proclamación de Acción de Gracias

A medida que la seguridad y la prosperidad de las naciones en última instancia y esencialmente dependen de la protección y la bendición de Dios Todopoderoso, y el reconocimiento nacional de esta verdad no es sólo un deber indispensable que las personas le deben a Él, sino un deber cuya influencia natural es favorable a la promoción de esa moralidad y piedad sin las cuales la felicidad social no puede existir ni se puede disfrutar de las bendiciones de un gobierno libre; y como este deber, en todo momento es de incumbencia, es así especialmente en épocas de dificultad o peligro, cuando las calamidades existentes o amenazadoras, los juicios justos de Dios contra la iniquidad prevaleciente, son un llamado fuerte para el arrepentimiento y la reforma; y como los Estados Unidos de América están en la actualidad colocados en una situación de peligro y aflicción por la disposición, conducta y demandas de una potencia extranjera hostil, evidenciada por las reiteradas negativas a recibir nuestros mensajeros de reconciliación y paz, por la depredación de nuestro comercio, e infligir daños de muchos de nuestros conciudadanos en el ejercicio de su negocio lícito en los mares – bajo estas consideraciones, se me ha aparecido que el deber de implorar la misericordia y la bendición del Cielo sobre nuestro país exige en este momento una atención especial por parte de sus habitantes.

Por tanto, he considerado oportuno recomendar, y yo por este medio recomiendo, que el miércoles, el día 9 de mayo próximo, se observe en los Estados Unidos como un día de humillación, ayuno y oración solemne; para que los ciudadanos de estos Estados, absteniéndose en ese día de sus ocupaciones mundanas y habituales, ofrezcan sus discursos devotos al Padre de las Misericordias agradablemente a las formas o métodos que hayan adoptado como el más adecuado y favorecedor; que todas las congregaciones religiosas, con la más profunda humildad, reconozcan ante Dios los pecados múltiples y las transgresiones que nos son justamente imputados como individuos y como nación, rogándole a Él al mismo tiempo, de Su infinita gracia, a través del Redentor del Mundo, libre de remitir todas nuestras ofensas, y nos inclina por Su Espíritu Santo a ese arrepentimiento sincero y una reforma que nos puede permitir hacer esperar su favor inestimable y bendición celestial; que se convierta en un objeto de súplica especial y sincera de que nuestro país puede ser protegido de todos los peligros que lo amenazan; que nuestros privilegios civiles y religiosos se puedan conservar inviolables y perpetuadas a las últimas generaciones; que nuestros consejos públicos y magistrados sean especialmente iluminados y dirigidos en este período crítico; que el pueblo estadounidense pueda estar unidos en los lazos de la amistad y la confianza mutua e inspirados con ese vigor y esa fortaleza por las que en tiempos pasados han sido tan altamente distinguidos y por la que han obtenido estas ventajas inestimables; que la salud de los habitantes de nuestra tierra pueda ser preservada, y su agricultura, comercio, pescadería, sus artes y manufacturas sean bendecidos y prosperados; que los principios de la verdadera piedad y moralidad sólida puedan influir en las mentes y gobernar las vidas de cada descripción de nuestros ciudadanos y que las bendiciones de la paz, la libertad y la religión pura puedan extenderse rápidamente a todas las naciones de la tierra.

Y, por último, recomiendo que en dicho día los deberes de la humillación y oración vayan acompañadas de una ferviente acción de gracias al Dador de Todo lo Bueno, no sólo por haber protegido y preservado hasta ahora a los habitantes de estos Estados Unidos en el gozo independiente de su libertad religiosa y civil, sino también por haberlos prosperado en un maravilloso progreso de la población, y por conferir en ellos muchos y grandes favores conducente a la felicidad y la prosperidad de una nación.

Dado bajo mi puño y letra el sello de los Estados Unidos de América, en Filadelfia, este día 23 del mes de marzo de 1798 d.C., y de la Independencia de los Estados mencionados el vigésimo segundo.

Por el Presidente: JOHN ADAMS.

James Madison 1814 Proclamación de Acción de Gracias

Las dos Cámaras del Poder Legislativo Nacional que tienen por una resolución conjunta expresaron su deseo de que en el momento actual de calamidad pública y guerra se recomiende un día para ser observado por el pueblo de los Estados Unidos como un día de humillación pública y de ayuno y de oración a Dios Todopoderoso por la seguridad y bienestar de estos Estados, Su bendición sobre sus armas, y una restauración rápida de la paz, he considerado apropiado por esta proclamación de recomendar que el jueves, el 12 de enero próximo, sea separado como un día en el que todos tengan la oportunidad de ofrecer voluntariamente al mismo tiempo en sus respectivas asambleas religiosas de su humilde adoración al Gran Soberano del Universo, de confesar sus pecados y transgresiones, y de fortalecer sus votos de arrepentimiento y enmienda.

Ellos serán invitados por la misma ocasión solemne para traer a la memoria los favores distinguidos conferidos al pueblo estadounidense en la salud general que se ha disfrutado, en los frutos abundantes de la temporada, en el progreso de las artes instrumentales para su comodidad, su prosperidad y su seguridad, y en las victorias que han contribuido tan poderosamente a la defensa y protección de nuestro país, un agradecimiento sincero para todos que debería ser mezclado con sus súplicas al Padre Compasivo de la Raza Humana que Él estaría complacido con gracia en perdonar todas sus ofensas contra Él; para apoyar y animar a ellos en el desempeño de sus respectivas funciones, de continuar con ellos las preciosas ventajas que se derivan de las instituciones políticas tan propicios para su seguridad contra los peligros provenientes del exterior, para su tranquilidad en el hogar, y de sus libertades, civiles y religiosas; y que Él de una manera especial presidiera sobre la nación en sus consejos públicos y poderes constituidos, dando sabiduría a sus medidas y éxito a sus armas en el mantenimiento de sus derechos y en la superación de todos los diseños y los intentos hostiles en contra de ella; y, por último, que al inspirar al enemigo con las disposiciones favorables para una paz justa y razonable sus bendiciones puedan ser rápida y felizmente restauradas.

Dado en la ciudad de Washington, el día 16 de noviembre de 1814, y de la Independencia de los Estados Unidos el trigésimo octavo.

JAMES MADISON

Andrew Johnson 1866 Proclamación de Acción de Gracias

Dios Todopoderoso, nuestro Padre Celestial, ha tenido a bien conceder a nosotros como pueblo un año más de esa vida nacional, que es una condición indispensable para la paz, la seguridad y el progreso. Ese año, además, ha sido coronado con muchas bendiciones peculiares.

La guerra civil que tan recientemente se cerró entre nosotros no se ha vuelto a abrir en cualquier lugar; la intervención extranjera ha dejado de excitar alarma o temor; pestilencia intrusiva ha sido mitigada con benevolencia; la tranquilidad doméstica ha mejorado, los sentimientos de conciliación ha prevalecido en gran parte, y los afectos de lealtad y patriotismo han sido ampliamente renovados; nuestros campos han dado bastante abundantemente, nuestra industria minera se ha visto recompensada ricamente, y se nos ha permitido ampliar nuestro sistema de ferrocarril muy por adentro de los huecos del interior del país, mientras que nuestro comercio ha reanudado su actividad habitual en mares extranjeros.

Estas bendiciones nacionales grandes exigen un reconocimiento nacional.

Ahora, por lo tanto, yo, Andrew Johnson, Presidente de los Estados Unidos, por la presente recomiendo que el jueves, día 29 de noviembre próximo, se aparte y se observe en todas partes de los diversos Estados y Territorios de los Estados Unidos por el pueblo del mismo como un día de acción de gracias y alabanza a Dios Todopoderoso, teniendo debidamente en recuerdo que "en Su templo todos los hombres hablan de su honor". Recomiendo también que en la misma ocasión solemne que humilde y devotamente le imploren otorgar a nuestros consejos nacionales y para todo nuestro pueblo que la sabiduría divina, la cual sólo puede conducir a cualquier nación en el camino de todo lo bueno.

Al ofrecer estas acciones de gracias, alabanza, y súplicas nacionales tenemos la seguridad divina que "el Señor, queda como rey para siempre; los que son mansos Él los guiará por el juicio y tal como sean gentiles Él aprenderá Su camino; el Señor dará fortaleza a Su pueblo, y el Señor le dará a Su pueblo la bendición de la paz".

En prueba de fe de lo cual he puesto a esto mi puño y letra y el sello de los Estados Unidos para ser fijados.

Hecho en la ciudad de Washington, a los 8 días del mes de octubre de 1866 d.C., y de la Independencia de los Estados Unidos de América el noventa y uno.

ANDREW JOHNSON

Harry Truman 1951 Proclamación de Acción de Gracias

"Estamos profundamente agradecidos por las bendiciones otorgadas a nosotros: la preservación de nuestra libertad, tan entrañablemente comprada y tan altamente apreciada; nuestras oportunidades para el bienestar humano y la felicidad, de modo ilimitado a su alcance, nuestra prosperidad material, hasta ahora superando a las de años anteriores; y nuestras bendiciones espirituales privadas, tan profundamente apreciadas por todos. Por todos estos ofrecemos fervientes gracias a Dios".

Dwight D. Eisenhower Proclamaciones de Acción de Gracias

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS, 1953

Como nación muy bendecida, nos sentimos impulsados ​​en temporada de la cosecha de seguir la tradición transmitida por nuestros Padres Peregrinos de pausa de nuestras labores por un día para dar gracias a Dios Todopoderoso por Sus bondades. Ahora que el año está llegando a su fin, una vez más, es apropiado que inclinemos nuestros pensamientos a Sus misericordias y ofrecerle a Él nuestras oraciones especiales de gratitud.

Por el valor y la visión de nuestros antepasados ​​que se asentaron en tierra salvaje y fundaron una Nación; porque las "bendiciones de la libertad", que los autores de nuestra Constitución buscaron asegurar para sí y para su posteridad, y que son tan abundantemente realizadas en nuestra tierra hoy; pues la unidad de espíritu que ha hecho fuerte a nuestro país; y por la continua fe bajo Su dirección que nos ha mantenido un pueblo religioso con la libertad de culto para todos, debemos arrodillarnos en humilde agradecimiento.

Sobre todo estamos agradecidos este año para la tregua en la batalla agotadora de Corea, que da a los hombres y mujeres ansiosos de todo el mundo la esperanza de que pueda haber una paz duradera:

AHORA, POR LO TANTO, YO, DWIGHT D. EISENHOWER, Presidente de los Estados Unidos de América, en consonancia con la resolución conjunta del Congreso aprobada el 26 de diciembre de 1941, por este medio hago un llamado a nuestro pueblo para observar el jueves, el día veintiséis de noviembre de 1953, como día de acción de gracias nacional. En ese día vamos todos nosotros, de acuerdo con nuestra costumbre sagrada, a reunirnos en nuestros respectivos lugares de culto y postrarnos ante Dios en contrición por nuestros pecados, en súplica de sabiduría en nuestra lucha por un mundo mejor, y en gratitud por las bendiciones múltiples que Él ha derramado sobre nosotros y sobre nuestros semejantes.

EN PRUEBA DE FE DE LO CUAL, he puesto aquí mi puño y letra y he causado que el sello de los Estados Unidos se coloque. HECHO en la ciudad de Washington, el séptimo día de noviembre del año de Nuestro Señor de mil novecientos cincuenta y tres, y de la Independencia de los Estados Unidos de América los ciento setenta y ocho.

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS, 1955

La costumbre de dedicar un día al año para la acción de gracias nacional es algo sabio y antiguo, sagrado por la observancia en los días antes de que nos convirtiéramos en una Nación, y sancionado a través de las generaciones subsiguientes. Por lo tanto, está de acuerdo con nuestras tradiciones más antiguas que en la temporada fructífera del año menguante nos volvemos de nuevo a Dios Todopoderoso en reconocimiento agradecido de Sus múltiples bendiciones....

...proclamo el jueves, el día veinticuatro de noviembre de 1955, como un día de acción de gracias nacional; e insto a todos nuestros ciudadanos a observar el día con reverencia. Veamos, en el día señalado, en nuestros hogares y nuestros lugares habituales de culto, cada uno según su propia fe, inclinarse ante Dios y darle un agradecimiento humilde.

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS, 1956

.... llegamos a la época tradicional de dar gracias, cuando nuestras mentes y nuestros corazones se vuelven a Dios Todopoderoso en agradecido reconocimiento de Sus misericordias durante todo el año.

También es apropiado en esta época que debemos considerar la providencia de Dios para nosotros a lo largo de toda nuestra historia. Recordemos a los Padres Peregrinos que, huyendo de la opresión religiosa, desembarcaron en una orilla sombría y amenazadora y empezaron a tallar lo que se convirtió en esta gran República que es nuestro destino feliz para amar y servir. Por su previsión, su coraje y su idealismo demos gracias al Poder que nos ha hecho y nos ha guardado una Nación. Humildemente conscientes de que somos un pueblo bendecido grandemente, tanto material como espiritualmente, oremos este año no sólo en un espíritu de agradecimiento, sino también como suplicantes para la guía de Dios, a fin de que podamos seguir el curso de la justicia y ser dignos de Su favor.....

....un día de agradecimiento nacional. En ese día todos deberíamos, de cualquier credo, reunirnos en nuestros respectivos lugares de culto para dar gracias a Dios y contemplar en actitud de oración las verdades eternas y los principios universales de las Sagradas Escrituras que han inspirado tal medida de la verdadera grandeza que esta Nación ha logrado.

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS, 1957

En la temporada otoñal del año nuestros corazones nos mueven a seguir la costumbre sabia y reverente, inaugurada por nuestros Padres Peregrinos hace más de tres siglos, de dedicar un día especial para las expresiones de gratitud a la Providencia misericordiosa por las bendiciones que nos otorga. Nos conviene meditar en las profundas convicciones religiosas de los que formaron nuestra Nación de una tierra salvaje, y recordar que nuestros líderes a lo largo de las generaciones sucesivas han confiado en Dios Todopoderoso para la visión y la fuerza de voluntad.

El jueves, 28 de noviembre de 1957, como un día de acción de gracias nacional. Ese día vamos todos nosotros, de acuerdo con nuestra costumbre sagrada, a reunirnos en nuestros respectivos lugares de culto o en nuestros hogares y ofrezcamos oraciones de agradecimiento por nuestras bendiciones múltiples. Que la felicidad que se deriva de las reuniones familiares en el Día de Acción de Gracias sea templada con compasión e inspirada en una preocupación activa por los menos afortunados en nuestro propio país y en otras tierras; y pidámosle a Dios su ayuda y dirección continua en nuestra conducta, tanto como individuos y como Nación.

John F. Kennedy 1963 Proclamación de Acción de Gracias

Hace más de tres siglos, nuestros antepasados ​​en Virginia y en Massachusetts, lejos de casa, en una tierra solitaria, separaron un momento para dar gracias. En el día señalado, dieron gracias reverentes por su seguridad, por la salud de sus hijos, por la fertilidad de sus campos, por el amor que los ató juntos y por la fe que los unió con su Dios.

Así también, cuando las colonias lograron su independencia, nuestro primer Presidente en el primer año de su primera administración proclamó el día 26 de noviembre de 1789, como "un día público de acción de gracias y oración que se observará reconociendo con corazones agradecidos los muchos favores del Dios Todopoderoso" y llamó a la gente de la nueva república a "rogarle que perdone nuestros pecados nacionales y demás...para promover el conocimiento y practicar la verdadera religión y virtud... y en general para conceder a toda la humanidad tal grado de prosperidad temporal como sólo Él sabe que es lo mejor".

Y así también, en medio de la trágica guerra civil de Estados Unidos, el presidente Lincoln proclamó el último jueves de noviembre de 1863 como un día para renovar nuestra gratitud por "campos fructíferos" de los Estados Unidos, para nuestra "fuerza nacional y vigor", y por todas nuestras "liberaciones y bendiciones singulares".

Mucho tiempo ha pasado desde que los primeros colonos llegaron a las costas rocosas y bosques oscuros de un continente desconocido, mucho tiempo desde que el presidente Washington lideró un pueblo joven a la experiencia de la soberanía, mucho tiempo desde que el presidente Lincoln vio la nación a través de la terrible experiencia de la guerra fraterna – y en estos años nuestra población, nuestra abundancia y nuestro poder han crecido a buen ritmo. Hoy somos una nación de casi doscientos millones de almas, que se extiende de costa a costa, hacia el Pacífico y el norte, hacia el Ártico, una nación que goza de los frutos de una agricultura cada vez más amplia y la industria y el logro de niveles de vida desconocido en la historia anterior. Damos nuestras humildes gracias por esto.

Sin embargo, conforme nuestro poder ha crecido, también lo ha hecho nuestro riesgo. Hoy damos las gracias, sobre todo, por los ideales de honor y fe que heredamos de nuestros antepasados ​​– por la decencia del propósito, la firmeza de la determinación y la fuerza de voluntad, por el valor y la humildad, que poseían y que debemos buscar emular todos los días. Como expresamos nuestra gratitud, nunca debemos olvidar que la mayor apreciación no es pronunciar palabras, sino vivir por ellos.

Por lo tanto, vamos a proclamar nuestra gratitud a la Providencia por las múltiples bendiciones – seamos humildemente agradecidos por los ideales heredados – y tomemos la determinación de compartir esas bendiciones y esos ideales con los demás seres humanos en todo el mundo.

Ahora, por lo tanto, yo, John F. Kennedy, Presidente de los Estados Unidos de América, en consonancia con la resolución conjunta del Congreso aprobada el 26 de diciembre de 1941, 55 Stat. 862 (5 USC 87b), designando el cuarto jueves de noviembre de cada año como el Día de Acción de Gracias, por la presente proclamo el jueves, 28 de noviembre de 1963, como un día de acción de gracias nacional.

En ese día vamos a reunirnos en santuarios dedicados al culto y en los hogares bendecidos por el afecto familiar para expresar nuestra gratitud por los dones gloriosos de Dios; y oremos con seriedad y humildad que Él siga guiándonos y sosteniéndonos en las grandes tareas pendientes de lograr la paz, la justicia y el entendimiento entre todos los hombres y las naciones y de poner fin a la miseria y el sufrimiento dondequiera que existan.

En prueba de fe de lo cual, he puesto mi puño y letra y ocasionado que el Sello de los Estados Unidos de América se coloque.

HECHO en la ciudad de Washington el día cuatro de noviembre, en el año de nuestro Señor de mil novecientos sesenta y tres, y de la Independencia de los Estados Unidos de América los ciento ochenta y ocho.

Jimmy Carter 1977 Proclamación de Acción de Gracias

Aunque los primeros años de la lucha de Norteamérica por la independencia a menudo fueron desalentadores, nuestros antepasados ​​nunca perdieron la fe en el Creador, en su causa, o en sí mismos. Al enterarse de la victoria estadounidense en Saratoga en 1777, Samuel Adams compuso la primera proclamación nacional de Acción de Gracias, y el Congreso Continental exhortó a los gobernadores de todos los estados para designar un día en que todos los estadounidenses podían unirse y expresar su gratitud por la providencia de Dios "con corazones unidos". Por sus acciones extendieron una costumbre regional venerada en una tradición nacional.

Precisamente dos siglos han pasado desde entonces. Hemos domesticado un continente, establecido instituciones dedicadas a la protección de nuestras libertades, y asegurado un lugar de liderazgo entre las naciones. Pero nunca hemos perdido de vista los principios sobre los cuales se fundó nuestra Nación.

Ronald Reagan 1981 Proclamación de Acción de Gracias

Los Estados Unidos tiene mucho por el cual debe estar agradecido. La libertad sin igual que disfrutan nuestros ciudadanos ha proporcionado una cosecha de abundancia a esta nación a lo largo de su historia. De acuerdo con la herencia de Estados Unidos, un día cada año es separado para dar gracias a Dios por todas Sus bendiciones. En este día de acción de gracias, es adecuado que recordamos la primera acción de gracias, que se celebró en el otoño de 1621. Después de sobrevivir un invierno duro, los Peregrinos sembraron y cosecharon una cosecha generosa. Después de la cosecha reunieron a sus familias y se unieron en la celebración y oración con los indígenas americanos que tanto les habían enseñado. Evidentemente nuestros antepasados ​​estaban agradecidos no sólo por el bienestar material de su cosecha, pero por esta abundancia de buena voluntad también.

En este espíritu, el día de Acción de Gracias se ha convertido en un día en que los estadounidenses extienden una mano de ayuda a los menos afortunados. Mucho antes de que hubiera un programa de asistencia social del gobierno, este espíritu de entrega voluntaria fue arraigado en el carácter estadounidense. Los estadounidenses siempre han entendido que, en verdad, hay que dar para recibir. Este debe ser un día de dar, así como un día de agradecimiento. Al celebrar el día de Acción de Gracias en 1981, debemos reflexionar sobre el significado de este día al disfrutar del compañerismo que es una parte importante de las festividades. Examinando nuestros corazones, debemos preguntarnos qué podemos hacer como individuos para demostrar nuestra gratitud a Dios por todo lo que Él ha hecho. Tal reflexión sólo puede añadir a la importancia de este precioso día de recuerdo.

Volvamos a comprometernos con esa devoción a Dios y la familia, que ha jugado un papel tan importante en hacer de esto una gran Nación, y que será necesario como una fuente de fuerza si queremos seguir siendo un gran pueblo. Ahora, por lo tanto, yo, Ronald Reagan, Presidente de los Estados Unidos de América, proclamo el jueves, 26 de noviembre de 1981, como el Día de Acción de Gracias. En prueba de fe de lo cual, he puesto aquí a puño y letra, este día doce de noviembre, en el año de nuestro Señor de mil novecientos ochenta y uno, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el ducentésimo sexto.