Presidencia imperialista desde 1798

Ramon Arias | 3 de febrero de 2014

Tal vez los estadounidenses entiendan ahora lo que otros en generaciones pasadas han experimentado en todo el mundo, es decir, cómo se va a vivir bajo las garras de un poder centralizado, también conocida como la tiranía. La historia muestra que los tiranos pueden pasar por diferentes nombres. Sin embargo, la forma de gobierno es siempre el mismo. En la actualidad, la forma más común de gobierno se ha convertido en una presidencia imperial y la presidencia de los Estados Unidos no es la excepción.

En este país, la gran mayoría ha elevado la presidencia como algo divino. En realidad, no hay ninguna diferencia quién esté en la silla presidencial si un republicano o un demócrata porque el emperador en la Casa Blanca ha incrementado en poder pensando que es infalible y que nadie lo puede controlar. Ha habido un puñado de presidentes estadounidenses que han resistido la tentación del poder y la adulación. Es considerado por los historiadores de renombre que Grover Cleveland fue el último presidente conservador. Él fue un demócrata conservador elegido dos veces a la presidencia la  primera en 1884 y la segunda en 1892. Era conocido por su honestidad, coraje y liderazgo, se orientó hacia los negocios, y fue un opositor feroz de las fuerzas de izquierdistas que estaban tomando el control del Partido Demócrata. También era conocido por ser un firme defensor del patrón oro, de tarifas más bajas, y combatió fuertemente en contra el imperialismo, la corrupción y los impuestos altos. ¿Fue perfecto en su conservadurismo? No, pero él fue el último presidente conservador que Estados Unidos iba a tener. En su segundo período (1893-1897) enfrentó una crisis económica y un desorden político. Fue rechazado por su Partido Demócrata por no doblegarse a los deseos de los izquierdistas y de los compinches capitalistas.

Estamos constantemente escuchando que la administración de Obama está fuera de control, que está destruyendo la Constitución y que tiene que parar. No soy un fan de Obama, y no tiene nada que ver con su color de piel mulata. Yo soy amigo de gente de todos los colores de piel en los Estados Unidos y en el extranjero. Mi aversión a Obama es que tengo un problema con su visión del mundo, que está en contra de los principios de la perspectiva bíblica. Mi posición es la misma que con cualquier teólogo, pastor, maestro bíblico y los que profesan ser cristianos que no defienden los conceptos bíblicos. Estoy completamente a favor de conocer y entender cómo aplicar la verdad revelada de Dios en todas las áreas de la vida, incluyendo a la política.

Obama es el producto de un sistema elite que incluso él puede no entender el alcance completo de las intenciones de sus creadores. Es el producto de una enfermedad continua, no la causa. Para cualquiera de ustedes que piense que la presidencia imperial asistido por los serviles elegidos al Congreso, de la Corte Suprema de los EE.UU. y de los estados seguidores es un problema moderno, piénsenlo de nuevo y hagan un estudio serio de nuestra historia política a partir de 1620 con la llegada de los Peregrinos.

Para despertar tu curiosidad o interés serio en el tema deberían saber que la Convención Constitucional de 1787 en Filadelfia fue una lucha porque era evidente para los implicados que, sin el uso estricto, iba a crear una monstruosidad de las potencias imperiales. Para algunos, eso es lo que querían. George Washington fue elegido para ser presidente de la Convención y estableció las reglas de combate. El "Plan de Virginia" fue introducido que pedía un gobierno nacional fuerte.

¿Por qué sintieron la necesidad de una convención de ese tipo? Se debió a la insuficiencia de los Artículos de la Confederación que en ese momento era el documento fundacional de la nación recién formada de los Estados Unidos; adoptado en 1777, pero desde su perspectiva los Artículos tuvieron que ser modificados con el fin de darle al Congreso la autoridad para regular los asuntos internos, para cobrar impuestos y regular el comercio. En 1786 la recién nacida nación estaba en bancarrota y las naciones europeas la despreciaban. Esto hirió el orgullo de algunas personas. Los compromisos nos dieron la Constitución, firmada el 17 de septiembre de 1787 con una votación dividida. Desde entonces hemos heredado una forma de gobierno enfermizo basado en compromisos, votos divididos y una nación infeliz y dividida.

Todos los funcionarios electos tienen la opción de hacer lo que es correcto y pagan las consecuencias por su compromiso o reciben los beneficios de su integridad. Incluso pueden disfrutar de las ganancias deshonestas mientras pueden, pero tarde o temprano, las represalias los alcanzarán. La historia no miente. Hacer concesiones con lo que está mal nunca ha trabajado para el bien de todos. Los funcionarios electos se sirven a sí mismos, a pesar de todos los estragos que aportan a la sociedad presente y futura. Se vuelven ebrios de poder y les resulta fácil fallar a sus electores al convertirse en mentirosos e hipócritas.

Votantes elevan a los funcionarios electos a tal prominencia de divinidad como si fuera una presidencia. Los que consiguen el premio y creen las mentiras de la adulación de su grandeza ficticia se convierten en lo más peligroso y destructivo. Esta es la razón por la cual Roger Sherman escribió a John Adams lo siguiente en 1789:

"Si el presidente únicamente fuera investido con el poder de nombrar a todos los funcionarios, y se le dejara seleccionar un consejo para sí mismo, sería susceptible de ser engañados por los aduladores y los pretendientes al patriotismo".

Veamos brevemente algunas de las inclinaciones presidenciales para convertirse en imperiales:

El presidente John Adams abusó de su posición para hacer cumplir la Ley de Sedición de 1798 contra los periodistas que escribieron favorablemente en apoyo de la candidatura de Thomas Jefferson para la elección de 1800.

En 1832 el presidente Andrew Jackson desafió abiertamente a un fallo de la Corte Suprema.

El presidente Abraham Lincoln antes y durante la Guerra entre los Estados violó de manera significativa la Constitución de muchas formas y tenía una visión diferente de la nación que los Padres Fundadores. Por supuesto, esto puede venir como una sorpresa para muchos, pero los hechos son los hechos, a pesar de los esfuerzos de aquellos que los han torcido.

En el siglo XX, en las secuelas de la Primera Guerra Mundial, el presidente demócrata Woodrow Wilson suprimió la libertad de expresión, los inmigrantes que diferían de él políticamente fueron deportados, y él tenía una aberración a las libertades civiles de los negros. A pesar de que él era un presbiteriano y el hijo de un ministro presbiteriano no vivió de acuerdo a los principios de Dios, como la mayoría de los cristianos de su tiempo y gobernó con ideas contrarias a los principios de Dios. Muchos creen que, debido a sus grandes citas de los principios de Dios que él los abrazó, pero no es así. Un ejemplo de esto es que ningún cristiano argumentaría contra él cuando dijo: "Cuando hayas leído la Biblia, sabrás que es la palabra de Dios, pues has encontrado que es la clave de tu propio corazón, tu propia felicidad y tu deber propio".

El presidente demócrata Franklin D. Roosevelt, un cristiano protestante episcopal, a través del poder de las órdenes ejecutivas encarceló a más de 120,000 japoneses americanos, hizo vigilancias obligatorias, implementó el uso de tarjetas de identificación, y trasladó inmigrantes de otros países "hostiles".

Sin olvidar al presidente republicano Richard Nixon, un cristiano cuáquero [Quaker] que organizó servicios religiosos en el Salón Este de la Casa Blanca y utilizó su cargo ejecutivo y agencias de la ley para perseguir a sus opositores políticos, y por medio del Watergate encubrir, sus actividades delictivas.

Incluso el amado por los conservadores el presidente republicano Ronald Reagan, un presbiteriano, amplió los poderes presidenciales.

Su sucesor el presidente republicano George H.W. Bush, un episcopal, continuó la amplificación de los poderes presidenciales.

El presidente demócrata Bill Clinton, un bautista sureño, también amplificó los poderes presidenciales. Él fue tan lejos como afirmar abiertamente lo que otros presidentes ejecutaban en silencio, que los presidentes en turno son inmunes a demandas judiciales. En 1997, la Corte Suprema rechazó tal afirmación.

El presidente republicano George W. Bush, un metodista, al igual que los demás, abusó de los poderes presidenciales que hasta Obama lo llamó antipatriota para el aumento de la deuda nacional.

Luego viene Barack Hussein Obama, que por su propia admisión profesa la fe cristiana, y, ¡por qué no! Voy a dejar que ustedes averigüen su profesión de la fe cristiana y la ideología política. El hecho es que, en la práctica, no es diferente a la mayoría de los que profesan ser cristianos. Y, cuando se trata de la falta de veracidad los expertos en psicología y psiquiatría afirman que él es un mentiroso patológico. La mayoría de los expertos coinciden en que tiene un problema de decir mentiras, pero yo difiero de ellos, para mí es claro que su agenda ideológica exige el engaño con el fin de lograr las metas de la élite que están detrás de él. La frase vieja: "El fin justifica los medios", es un ejemplo de la meta de la ingeniería social del nuevo Estados Unidos y por ahora sólo se puede lograr por medio de engaño. Esta es la razón por la que el secretario de prensa se ​​presta a mentir constantemente y los principales medios de comunicación deben sostener la propaganda para cubrir todas las artimañas que vienen en su mayoría de los otros dos poderes del gobierno. Son, después de todo, parte de la maquinaria que colocó a un hombre incompetente para sostener ese cargo, en comparación con los antepasados ​​y la mayoría de los Padres Fundadores. Conociéndolos por sus frutos aún se mantiene como la prueba inamovible para todos los individuos e instituciones. Regresando a los expertos, después de examinar sus discursos y promesas electorales de 2007 y 2013 se encontraron con una montaña de mentiras, promesas rotas, hipocresía y retórica interminable. Una cosa es segura, ha superado a todos sus predecesores cuando se trata de usar o abusar de las órdenes ejecutivas, ignorando al Congreso, y no hemos visto el final de las consecuencias.

Noah Webster, llamado "el padre de la escolaridad y educación estadounidense", fue el autor del primer diccionario de Estados Unidos, fue un lexicógrafo reconocido, autor de libros, reformador de la ortografía, escritor político y editor. Él resumió el problema de Estados Unidos con la divinización de la presidencia, y todas las oficinas públicas del condado y el estado, no sólo el federal, cuando dijo:

"Cuando adquieras el derecho a ejercer el derecho de voto por los funcionarios públicos, que se haga hincapié en tu mente que Dios te manda elegir como gobernantes a, ‘hombres justos que regirán en el temor de Dios’. La preservación del gobierno depende del cumplimiento fiel de este deber; si los ciudadanos descuidan su deber y colocan a los malvados en el cargo, el gobierno pronto se corrompe; se harán leyes, no para el bien público sino mejor para fines egoístas o locales; los hombres corruptos o incompetentes serán designados para ejecutar las leyes; los ingresos públicos serán malgastados en hombres indignos; y los derechos de los ciudadanos serán violados o ignorados. Si un gobierno republicano fracasa en retener la prosperidad y la felicidad pública, debe ser porque los ciudadanos descuidan los mandamientos Divinos, y eligen a los hombres malos para hacer y administrar las leyes".

Los funcionarios electos son el reflejo de las personas que los eligen. Esta es la ley moral y es universal. Las personas que votan están votando por quienes representarán sus valores. Los que se abstienen de votar, en realidad están votando por lo que los demás eligieron; técnicamente aceptando los resultados de las elecciones en violación a los mandamientos de Dios. 

¿Cuáles son los mandamientos de Dios cuando se trata de elegir a los funcionarios públicos? "Elegir a hombres justos a la oficina que gobernarán en el temor de Dios".

¿Cómo hacemos eso? Siguiendo las instrucciones de Dios en Deuteronomio 17:14-15 y 18-20:

"Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, y la poseas y habites en ella, y digas: ‘Pondré un rey sobre mí, como todas las naciones que me rodean’, ciertamente pondrás sobre ti al rey que el Señor tu Dios escoja, a uno de entre tus hermanos pondrás por rey sobre ti; no pondrás sobre ti a un extranjero que no sea hermano tuyo ....”

"Y sucederá que cuando él se siente sobre el trono de su reino, escribirá para sí una copia de esta ley en un libro, en presencia de los sacerdotes levitas. La tendrá consigo y la leerá todos los días de su vida, para que aprenda a temer al Señor su Dios, observando cuidadosamente todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos y no se desvíe del mandamiento ni a la derecha ni a la izquierda ... "

Jesús le recordó a los judíos de su tiempo, existe una diferencia marcada entre los gobernantes que siguen la ley moral de Dios y los que no lo hacen, y que los principios de Dios para elegir a los funcionarios del gobierno no cambian con el tiempo, las leyes morales de Dios no evolucionan:

"Pero Jesús, llamándolos junto a Él, dijo: ‘Ustedes saben que los gobernantes de los Gentiles se enseñorean de ellos, y que los grandes ejercen autoridad sobre ellos. No ha de ser así entre ustedes, sino que el que entre ustedes quiera llegar a ser grande, será su servidor, y el que entre ustedes quiera ser el primero, será su siervo; así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar Su vida en rescate por muchos’", Mateo 20:25-28.

La próxima vez que escuches que el gobierno es un mal necesario, ¡eso es una mentira! Dios es el que establece el gobierno civil para ser gobernados pero no es independiente de Su ley moral. Cuando el gobierno se hace de acuerdo a las normas bíblicas esto nunca puede ser malo. La presidencia imperial y el gobierno corrupto existe en todos los niveles, porque la gente de Dios abandonó estar sobre Sus principios y eso es lo que estaba transmitiendo Noah Webster.

El estado de la Unión es más la responsabilidad del pueblo de Dios que los que no saben que el Reglamento de Dios Todopoderoso  gobierna Supremo en los asuntos de los hombres y las naciones.

No es aceptable quejarse de los dirigentes que ahora tenemos en el gobierno civil, tenemos que ser responsables ante Dios y las generaciones futuras, y cambiar la trayectoria en descenso. Ya es hora de que cristianos bíblicos acepten el hecho histórico de que Estados Unidos será destruido desde dentro debido a la corrupción. Además, debemos entender y aceptar el reto de restaurar a la nación bajo Dios al elegir a personas para los cargos públicos que se alinean con los principios de Dios por encima de los partidos políticos.

"Cuando los justos aumentan, el pueblo se alegra; pero cuando el impío gobierna, el pueblo gime", Proverbios 29:2.