La perversión de la libertad

Ramon Arias | 3 de marzo de 2014 

Los seres humanos han cometido los actos más atroces de perversión en todas las áreas de la vida en nombre de la libertad. "¿Dónde está mi libertad?" Los gritos pueden ser escuchados. “¡Quiero mi libertad! ¡No te metas con mi libertad!" Constantemente escuchamos esto y mucho más a través de los anales de la historia y no es diferente en nuestros tiempos. ¿Qué es la libertad? ¿Quién o qué define la libertad? ¿Dónde se encuentra la fuente de la libertad? Estas y muchas más preguntas válidas vienen a la mente. El tipo de respuestas que obtengas dependerá de quién está dominando el paisaje social cuando se trata de la libertad.

 Desde el inicio de la raza humana, el hombre ha querido la libertad y ser el único en determinar el bien del mal; esa decisión fatídica nos afecta a todos hasta el día de hoy. Incluso el cristianismo ha sido infiltrado por la confusión moral, social y cultural. En el proceso ha aceptado el concepto humanista de la moralidad y su definición de la libertad, y ha ayudado a impulsar la contaminación de la política correcta, el multiculturalismo y la co-existencia de todas las filosofías puestas en un mismo nivel de importancia. En procurar esta visión del mundo, el resultado final es siempre el mismo: ¡la tiranía!

En realidad no tenemos muchas opciones para comprender el origen de la libertad y la ley moral que la regula. La verdad es que sólo tenemos dos opciones. La primera opción es si aceptamos que el hombre es el principio y el fin de todo conocimiento y decisiones. Si estamos de acuerdo en que el hombre es el que tiene la autoridad para definir lo que es la libertad, entonces debemos aceptar la tiranía como una forma de vida. Excepto que hay un problema con esta idea, ya que la historia revela que los humanos no quieren vivir bajo la tiranía y siempre buscan un líder que los libere. La parte triste, dolorosa y costosa de todo esto es cuando este ciclo se repite generación tras generación.

La segunda opción consiste en aceptar que el universo, la Tierra y los seres humanos son creados con fines específicos. Debemos entender que el hombre no es autónomo para inventar sus propias leyes y está sujeto a una ley moral superior y a las leyes de la creación. La historia revela que cuando el hombre acepta, se conecta y vive con esta verdad revelada los beneficios para la humanidad son evidentes.

Pablo, en su segunda carta a los Corintios dijo: Pero cada vez que alguien se vuelve al Señor, el velo es quitado. Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu”. (2 Corintios 3:16-18)

Toma nota de la secuencia:

" ... cada vez que alguien se vuelve al Señor". Los seres humanos nacen esclavos al pecado, sin importar su condición social. El pecado nunca permitirá que una persona sea libre espiritual, intelectual, emocional y físicamente. La ley del pecado domina a la persona desde dentro y para ser libre debe volverse al Señor y aceptar Sus términos de autogobierno para desarrollar una vida digna. Esta decisión y compromiso elimina el velo de la ignorancia.

"Ahora bien, el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”. Aparte de la vida dada por el Espíritu de Dios es literalmente imposible que una persona, una familia, una sociedad o una nación puedan disfrutar de la libertad. Si las normas de Dios para la vida no son acogidas en todos los ámbitos de la vida es imposible que la sociedad o la nación tengan estabilidad social.

" ... reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu". Una transformación fundamental de la antigua a la nueva vida en Cristo es esencial para todos los seguidores de Cristo. Ten en cuenta que el objetivo es ser transformados a la misma imagen de Jesucristo en esta vida. No se trata de llamarnos "cristianos", o ser miembros de la denominación x, y, o z.  Esta dimensión de la transformación en la vida personal se transfiere al ámbito de la vida pública.

Cuando Jesús comenzó su vida pública lejos de Nazaret, donde creció, comenzó a impactar vidas. A su regreso a Nazaret, Él hizo lo que era normal para él en el día de reposo de ir a la sinagoga, donde le fue entregado el pergamino y leyó de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, a pregonar el año del favor del Señor... y él comenzó a hablarles: Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes”. (Lucas 4:18-19, 21)

Jesús recibió los halagos de los hombres, sin embargo, cuando comenzó a condenarlos por la perversión que habían hecho de las Escrituras y las terribles consecuencias para la sociedad como resultado querían matarlo.

Jesús dejó en claro la importancia de conocer la verdad y permanecer en esa verdad día tras día:

“Jesús les dijo a los que creyeron en él:—Ustedes son verdaderamente mis discípulos si se mantienen fieles a mis enseñanzas; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. —Nosotros somos descendientes de Abraham —le respondieron—, nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Qué quieres decir con ‘los hará libres’? Jesús contestó:—Les digo la verdad, todo el que comete pecado es esclavo del pecado. Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre", (Juan 8:31-35).

Como puedes ver, es muy fácil pervertir el concepto de libertad a pesar de las terribles consecuencias que los individuos y la sociedad pueden encontrarse. Cualquier ideología que se mueve en la dirección opuesta de la verdad revelada de Dios sólo puede producir opresión y esclavitud a pesar de que las personas podrían pensar que viven en la nación más libre del mundo.

Esta fue la advertencia de Pablo a los cristianos de Galacia, que eran la parte "más libre" del Imperio Romano, y es una advertencia a los cristianos en Estados Unidos y en todo el mundo:

"Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud … Ustedes, hermanos, han sido llamados a la libertad. Pero no usen esta libertad para dar rienda suelta a sus instintos. Más bien sírvanse los unos a los otros por amor", (Gálatas 5:1, 13).

El pueblo de Dios no debe pervertir la libertad. Si la pervierten, entonces será imposible ser la sal y la luz que las sociedades y el mundo necesitan. Además, bajo esas circunstancias, será imposible hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo. Tenemos que ser auténticos como Jesús fue y es el ejemplo perfecto. Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nunca pondrán en peligro la norma establecida. Ninguno de ellos está interesado en la iglesia a la que asistimos, pero sí hacen caso si estamos representando Su interés aquí en la tierra, donde la gente puede ver nuestras buenas obras y glorifiquen al Padre (Mateo 5:13-16).

No se olviden del pequeño porcentaje de los colonos estadounidenses que tuvieron que luchar contra un gobierno tiránico y la iglesia cuyo poder se centralizó en Inglaterra. Hay que pensar en su comprensión de la libertad basada en principios bíblicos y el legado que dejaron para las generaciones futuras y la forma en que se ha pervertido en los últimos 200 años:

"Los que pueden renunciar a la Libertad esencial para obtener una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad".

"La libertad no es un don concedido a nosotros por otros hombres, sino un derecho que nos pertenece por las leyes de Dios y de la naturaleza".

"El hombre en última instancia, se regirá por Dios o por los tiranos".

-- Benjamin Franklin.

"Contempla los cuerpos mutilados de tus compatriotas, y luego di "¿cuál debería ser la recompensa de tales sacrificios?’ ... Si aman la riqueza mejor que la libertad, la tranquilidad de la servidumbre que la contienda animada de la libertad, vete de nosotros en paz. No pedimos tus consejos ni tus armas. Acuclíllate y lame las manos que te alimentan. Que tus cadenas caigan ligeramente sobre ti, y, ¡que la posteridad se olvide que fueron nuestros paisanos!" – Samuel Adams.

¿Se acuerdan de la famosa declaración de Patrick Henry? "Es la vida tan querida o la paz tan dulce como para ser comprada al precio de cadenas y esclavitud? ¡Prohíbelo, Dios Todopoderoso! Yo no sé qué curso van a tomar otros, pero en cuanto a mí, ¡dame la libertad o dame la muerte!"

Thomas Jefferson afirmó, "Honor, justicia y humanidad, nos prohíben entregar dócilmente esa libertad que hemos recibido de nuestros antepasados ​​galantes, y que nuestra posteridad inocente tiene el derecho a recibir de nosotros. No podemos soportar la infamia y la culpa de resignar a las generaciones sucesivas a esa miseria que inevitablemente les espera si vilmente conllevamos sobre ellos una servidumbre hereditaria".

¿Puede alguien que dice ser "nacido de nuevo en Cristo" y usa el título de hijo o hija de Dios ser real mientras se somete a una sociedad moral y culturalmente decadente? Los patriotas a finales del siglo XVIII tenían conocimiento de la comprensión de Dios hacia la libertad y ellos sabían que con la Declaración de la Independencia que estaban decididos a utilizar sus vidas y sus fortunas para retirarse de la tiranía y trabajar para eliminar las colonias de todo el mal.

Me siento alentado por las chispas de realización por parte de nuestros compatriotas que entienden la amenaza y están realmente tomando iniciativa, abrazando la verdad que libera a la gente y le da un giro a la nación. Esto está sucediendo en todo el país y sus voces son cada vez más fuertes y más claras. Estados Unidos debe estar regido por la ley de Dios y no por las leyes del hombre.

Hay que educar al pueblo estadounidense en los principios más fundamentales de la ética de Dios que la gente pueda saber sin duda alguna, la diferencia entre la ley basada en los principios de Dios y los mandamientos de hombres. Tenemos que luchar contra la ignorancia en todas las áreas de la vida con pasión y alentar a las personas para desarrollar la estatura moral de la generación que luchó por la libertad y entiende que Dios gobierna supremo en los asuntos de los hombres y las naciones.

Preste atención a las voces del pasado, sabían que nos dirigimos hacia este lío pero Thomas Jefferson también señaló el camino de salida:

"Pongo la economía entre las primeras y más importantes virtudes y la deuda pública como los mayores peligros a temer .... A fin de preservar la independencia ... no debemos dejar a nuestros gobernantes que nos carguen con deuda perpetua .... [C]uando todo el gobierno ... es atraído a Washington como el centro de todo el poder, los controles puestos de un gobierno a otro serán inservibles .... Si se nos dirige desde Washington cuándo sembrar y cuándo cosechar, muy pronto nos faltará el pan .... El caballo delantero de este equipo temible es la deuda pública. La tributación le sigue, y eso se torna en miseria y opresión". – Thomas Jefferson 

Samuel Adams exhortó:

"Si los hombres de sabiduría y conocimiento, de moderación y templanza, paciencia, fortaleza y perseverancia, de la sobriedad y la verdadera simplicidad republicana de modales, de celo por el honor del Ser Supremo y el bienestar de la ciudadanía, y si los hombres poseídos por estos otras cualidades excelentes son elegidos para ocupar los cargos de gobierno, podemos esperar que nuestros asuntos van a descansar sobre una base sólida y permanente". – Samuel Adams

Es importante trabajar para los resultados temporales, así como los resultados eternos estando del lado de Dios que con los hombres que hacen caso omiso y pervierten la libertad de Dios para la raza humana.