Concebida mediante la violación: Rebecca Kiessling

Fui adoptada casi desde el nacimiento. A los 18 años, me enteré de que fui concebida como resultado de una violación brutal a punta de cuchillo por un violador en serie. Como la mayoría de la gente, nunca había considerado que el aborto se aplicaba a mi vida, pero una vez que recibí esta información, de repente me di cuenta de que, no sólo se aplicaba a mi vida, pero tiene que ver con mi propia existencia. Era como si pudiera oír los ecos de todas aquellas personas que, con el más simpático de los tonos, dirían: "Bueno, salvo en casos de violación ...", o que prefieren exclamar fervientemente con disgusto: "¡Sobre todo en casos de violación!" Todas estas personas están allá afuera que ni siquiera me conocen, pero están pronunciando un juicio sobre mi vida, son muy rápidos en descartarla sólo por la forma en que fui concebida. Me sentí como si ahora iba a tener que justificar mi propia existencia, que iba a tener que comprobarme a mí y al mundo que yo no debería haber sido abortada y que yo era digna de vivir. También recuerdo que me sentía como si fuera basura, porque la gente considera que mi vida era como la basura – que yo era desechable.

Por favor, entiendan que cada vez que se identifican como "pro-elección" [a favor del aborto], o cada vez que hagan esa excepción por violación, lo que esto significa realmente es que sean capaz de estar delante de mí, mirarme a los ojos y decirme, "Creo que tu madre debió haber sido capaz de abortarte". Esa es una declaración bastante poderosa. Yo nunca le diría algo así a alguien. Yo nunca le diría a alguien: "Si fuera por mí, estarías muerto ahora mismo". Pero esa es la realidad con la que vivo. Desafío a cualquiera que me describa que no lo es. La gente no me va a decir precisamente, "Ah, bueno, estoy a favor del aborto, excepto por esa pequeña ventana de oportunidad en 1968/69, para que tú, Rebecca, puedas nacer". No – esta es la realidad cruel de esa posición, y puedo decirles que duele y es mezquino. Pero sé que la mayoría de la gente no pone un rostro a este tema. Para ellos, es sólo un concepto – un cliché rápido, y barren por debajo de la alfombra y se olvidan de ello. Espero que, como hija de una violación, pueda ayudar a poner un rostro y una voz a esta cuestión.

A menudo me encuentro con aquellos que sí me enfrentan y tratan de descartarme con bromas rápidas como, "¡Ah, bueno, tuviste suerte!" Tengan asegurado de que mi supervivencia no tiene nada que ver con la suerte. El hecho de que estoy viva hoy en día tiene que ver con decisiones que fueron hechas por nuestra sociedad en general, las personas que lucharon para asegurar que el aborto fuera ilegal en Michigan en aquel entonces – incluso en casos de violación, las personas que argumentaron para proteger mi vida, y las personas que votaron a favor de la vida. No tuve suerte. Estaba protegida. Y, ¡¿de verdad racionalizarías que nuestros hermanos y hermanas que están siendo abortados cada día de alguna manera tienen "mala suerte"?!

Aunque mi madre biológica estuvo encantada de conocerme, ella sí me dijo que en realidad fue a dos abortistas clandestinos y casi fui abortada. Después de la violación, la policía la refirió a un consejero que, básicamente, le dijo que el aborto era lo que tenía que hacer. Ella dijo que no había centros de crisis de embarazo en ese entonces, pero mi madre biológica me aseguró que si hubiera habido, habría ido por lo menos para recibir un poco más de orientación. El consejero de violación fue quien la mandó con los abortistas clandestinos. Para la primera, ella dijo que era las condiciones típicas del callejón que uno escucha acerca de por qué "debería haber sido capaz de abortarme con seguridad y legalmente" – sangre y tierra por toda la mesa y el suelo. Esas condiciones del callejón y el hecho de que era ilegal la hicieron cambiar de opinión, al igual que con la mayoría de las mujeres.

Después la conectaron con un abortista más caro. Esta vez iba a ir con alguien en la noche por el Instituto de Artes de Detroit. Alguien se le acercaría a ella, diría su nombre, le vendaría los ojos, ponerla en el asiento trasero de un coche, llevarla y luego me abortaría . . . , a continuación, le vendarían los ojos otra vez y regresarla. Y, ¿sabes lo que me parece tan patético? Es que sé que hay un montón de gente ahí fuera que me oirán describir esas condiciones y su respuesta sería nada más que una sacudida lamentable de la cabeza con disgusto: "¡Es tan horrible que tu madre biológica tuvo que haber pasado por todo eso sólo para poder abortarte!" ¡Como si eso fuera compasivo! Soy plenamente consciente de que ellos piensan que están siendo compasivos, pero eso es bastante insensible desde mi punto de vista, ¿no te parece? Es mi vida de la cual están tan cruelmente hablando y no hay nada compasivo con esa posición. Mi madre biológica está bien – su vida continuó y, de hecho, lo está haciendo muy bien, pero me hubiera matado, mi vida habría sido terminada. Puede que no me vea igual que cuando tenía cuatro años o cuatro días de edad todavía aún dentro del vientre de mi madre, pero esa era yo de manera innegable y me habrían matado a través de un aborto brutal.

De acuerdo con la investigación del Dr. David Reardon, director del Elliot Institute [Instituto Elliot], coeditor del libro Speaking Out About Their Pregnancies, Abortions and Children Resulting From Sexual Assault [Víctimas y vencedoras: Hablan acerca de sus embarazos, abortos y niños engendrados ​​por asalto sexual] y autor del artículo “Rape, Incest and Abortion: Searching Beyond the Myths” ["Violación, incesto y aborto: En búsqueda más allá de los mitos"] la mayoría de las mujeres que quedan embarazadas a raíz de un asalto sexual no quieren un aborto y, de hecho, quedan peor después de un aborto. http://www.afterabortion.org. Así que la posición de la mayoría de la gente sobre el aborto en casos de violación se basa en premisas falsas: 1) la víctima de violación querría un aborto, 2 ) que estaría mejor con un aborto y 3) la vida del niño no merece la pena de tener que hacerla pasar por el embarazo. Espero que mi historia, y los otros relatos publicados, serán capaces de ayudar a disipar ese último mito.

Me gustaría poder decir que mi madre biológica estuvo con la mayoría de las víctimas, y que ella no quería abortarme, pero ella había estado convencida de lo contrario. Sin embargo, la disposición desagradable y el lenguaje soez de este segundo abortista de callejón, junto con el temor por su propia seguridad, la hicieron retractarse. Cuando ella le dijo por teléfono que no estaba interesada en este arreglo arriesgado, este médico abortista la insultó y le llamó todo tipo de nombres. Para su sorpresa, él volvió a llamarle al día siguiente para tratar de convencerla de que me abortara una vez más, y otra vez se negó y él le lanzó insultos. Así que eso fue – después de eso ella ya no pudo llegar hasta el final. Para ese entonces mi madre biológica estaba por entrar a su segundo trimestre – mucho más peligroso y mucho más caro para abortarme.

Estoy tan agradecida de que mi vida se salvó, pero una gran cantidad de cristianos bien intencionados me dicen cosas como, "Bueno, ya ves, ¡Dios realmente quiso que estuvieras aquí!" A veces otros dicen, "Estabas destinada a estar aquí". Pero yo sé que Dios quiere que les dé a todos los niños no nacidos la misma oportunidad de nacer, y no puedo sentarme con satisfacción diciendo: "Bueno, al menos se salvó mi vida". O bien, "Me lo merecía. Mira lo que he hecho con mi vida". Y, ¿millones de otros no? Yo no puedo hacer eso. ¿Tú puedes? ¿Puedes sentarte allí y decir: "Por lo menos me desearon ... por lo menos estoy vivo ... ", o simplemente, "¡Como sea!"? ¿Eso es realmente el tipo de persona que quieres ser? ¿Sin un corazón? Una fachada de la compasión en el exterior, pero fría y desinteresada por dentro? ¿Acaso pretendes estar preocupado por las mujeres, pero yo no te importaría mucho, porque me encuentro como un recordatorio de algo que preferirías no enfrentar y que odiarías que otros siquiera puedan considerarlo? ¿Acaso no tengo lugar en sus agendas?

En la facultad de derecho, también tuve compañeros que me decían cosas como, "¡Ah bueno! Si te hubieran abortado, no estarías aquí hoy, y no sabrías la diferencia de todos modos, así que, ¿qué importa?" Lo crean o no, algunos de los mejores filósofos abortistas utilizan el mismo tipo de argumento: "El feto nunca sabe lo que le está sucediendo, por lo que no hay tal feto que extrañe su vida". Así que supongo que siempre y cuando apuñales a alguien por la espalda mientras duerme, entonces está bien, porque, ¡¿él no se ha percatado?! Yo les explicaría a mis compañeros cómo su misma lógica justificaría "que yo los matara hoy, ya que no estarían aquí mañana, y no sabrían la diferencia de todos modos  así que, ¿qué más da?" Y, se quedan parados ahí boquiabiertos. Es increíble lo que un poco de lógica puede hacer, cuando uno realmente piensa las cosas a fondo – como se suponía que debíamos estar haciendo en la escuela de leyes – y considerar lo que realmente estamos hablando: hay vidas que no están aquí hoy porque fueron abortadas. Es como el viejo dicho: "Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido?" ¡Pues, claro! Y, si un bebé es abortado, y no hay nadie más alrededor para enterarse, ¿todavía importa? La respuesta es, "¡SÍ! Sus vidas son importantes. Mi vida es importante. Tu vida es importante y, ¡no dejes que nadie te diga lo contrario!

El mundo es un lugar diferente porque era ilegal que mi madre biológica me abortara en aquel entonces. Tu vida es diferente porque ella no pudo abortarme legalmente, ¡puesto que estás sentado aquí leyendo mis palabras hoy! Pero no tienes que tener un impacto en las audiencias para que tu vida sea importante. Hay algo que todos estamos perdiendo aquí hoy debido a las generaciones que han sido abortadas e importa.

Una de las mejores cosas que he aprendido es que el violador NO es mi creador, como algunas personas quieren hacerme creer. Mi valor y mi identidad no están establecidos como un "producto de una violación", sino una hija de Dios. Salmos 68:5,6 declara: "Padre de los huérfanos ... es Dios en su santa morada. Dios prepara un hogar para los solitarios". Y, el Salmo 27:10 nos dice: "Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el Señor me recogerá". Yo sé que no hay estigma en adopción. Se nos dice en el Nuevo Testamento que es en el espíritu de adopción que estamos llamados a ser hijos de Dios por medio de Cristo, nuestro Señor. Así que, ¡Él debe haber pensado bastante alto acerca de la adopción para usar eso como un cuadro de Su amor por nosotros!

Lo más importante es que he aprendido, voy a ser capaz de enseñarle a mis hijos, y le enseño a otros de que su valor no se basa en las circunstancias de su concepción, sus padres, sus hermanos, su pareja, su casa, su ropa, su apariencia, su coeficiente intelectual, sus calificaciones, su dinero, su ocupación, sus éxitos o fracasos, o sus capacidades o discapacidades – estas son las mentiras que se perpetúan en nuestra sociedad. De hecho, la mayoría de los oradores de motivación les dicen a sus audiencias que si tan solo pueden hacer algo por sí mismos y cumplir con cierto nivel social, entonces ellos también pueden "ser alguien". Pero el hecho es que nadie puede cumplir con todas estas normas ridículas, y mucha gente se queda muy corta, entonces, ¿significa esto que no son "alguien" o que son "nadie"? La verdad es que no tienes que demostrar tu valor a nadie, y si de verdad quieres saber cuál es tu valor, todo lo que tienes que hacer es mirar a la Cruz, ¡porque ese es el precio que se pagó por tu vida! ¡Ese es el valor infinito que Dios le puso a tu vida! Él piensa que eres muy valioso, y yo también. ¿No te gustaría unirte a mí en afirmar el valor de los demás, así como en palabra y acción también?