Cómo orar por Estados Unidos

____________________________________________________________________

Estos son días importantes en verdad ─ los que necesitan nuestra atención y diligencia. Pero, la atención y diligencia, ¿en qué?

Las aguas de la lealtad a Dios tienen que ser agitadas. Y, una llamada a la acción debe ser emitida con la oración como nuestro recurso más importante y Dios como nuestra única esperanza verdadera. ¿Cuál es nuestro primer paso?

La oración. Sólo la oración puede contener la marea creciente del pecado y el juicio de Dios, y extender la mano de purificación y sanidad de Dios.

La Palabra de Dios nos da los relatos históricos de Su misericordia, liberación y reforma entre Su pueblo. Un buen ejemplo de ello es cuando Israel había sido llevado cautivo por los babilonios (Babilonia es el antiguo nombre de Irak). En Daniel 9, tenemos un ejemplo maravilloso de una oración que Daniel ofreció a Dios para liberar a los israelitas de su cautiverio.

* Ora con concentración sincera

Daniel dijo: "Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y ceniza", (Daniel 9:3). "Volver nuestro rostro" se refiere a la fe y el fervor de nuestras oraciones. Hemos de orar sinceramente con cada centímetro de nuestro ser como individuos, como iglesia, como una nación. Pero no sólo cualquier oración, debe ser la oración y el ayuno.

  • ¿Qué es el ayuno?

El ayuno no es nada más la privación de los alimentos. No es la dieta o la reducción en nuestra alimentación por razones de salud, aunque deberíamos hacer eso. El ayuno es estar sin comida, agua, y otros placeres para un propósito espiritual.

  • ¿Por qué ayunar?

Debemos ayunar con la motivación correcta para el Señor. Mateo 6:17-18 dice: " ... cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no hacer ver a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará".

  • ¿Qué puede hacer el ayuno?

El ayuno fortalecerá tu vida de oración y te volverá a Dios. Cuando ayunamos estamos avisándole al Cielo que somos sinceros acerca de buscar a Dios con todo nuestro corazón. El ayuno también enfoca la fe en y frena el juicio de Dios. 

¿Hemos cruzado un plazo en Estados Unidos? ¿Es demasiado tarde para nuestra nación? No, absolutamente no. Dios es justo y santo. También Él es misericordioso. Y, Él prefiere mostrar misericordia que juicio. Él quiere perdonar. Y, Él está dispuesto a cambiar de opinión (véase Éxodo 32:14 y Salmos 106:23).

  • ¿Cómo debemos ayunar?

En primer lugar, es necesario orar al respecto. Luego, en oración elige tu ayuno. El ayuno puede ser sin comida. Pero, también puede ser sin agua u otros placeres para un propósito espiritual.

Si nunca has ayunado, un ayuno de un día es un buen comienzo. Y, elige un día en que tus actividades son ligeras, para que puedas dedicar tiempo a la oración. Planea con anticipación que vas a ayunar y si estás enfermo, tomando medicamento, o estás embarazada, habla con tu médico primero.

Por último, recuerda que debes ayunar como se instruye en la Palabra de Dios. No presumas o alardees de lo que estás haciendo o con qué propósito. Pero al mismo tiempo, no tienes por qué avergonzarte de ello.

* Ora con una confianza firme

La base de tu oración es la grandeza y la misericordia de Dios (Daniel 9:4, 9). Daniel sabía que Dios era terrible, pero también sabía que Dios era grande y lleno de misericordia. El salmista dijo: "Mas yo, por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; me postraré en tu santo templo con reverencia", (Salmos 5:7).

El escritor de Hebreos nos exhorta: "Por tanto, acerquémonos, con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna", (Hebreos 4:16). Efesios 3:12 dice que en Jesucristo, "tenemos libertad y acceso a Dios con confianza por la fe de él".

* Ora con una confesión sincera 

El pecado trae juicio; la confesión trae perdón. Daniel confesó su pecado personal y el pecado de su nación en Daniel 9:4-7 y 20.

Si queremos ver a esta nación girar hacia Dios, es vital que cada persona que lea esto, vaya de manera individual ante Dios y confiese el pecado personal. Y, gracias a Dios, porque Él nos dice: "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y para limpiarnos de toda maldad", (1 Juan 1:9). No hay pecado – ninguno que esté más allá del perdón de Dios. Esto incluye la violación, el asesinato, el robo, el aborto o la sodomía. Todo pecado está cubierto por la sangre de Jesús.

Daniel también oró para que Dios perdonara el pecado de una nación. Esto se llama "La identificación de Arrepentimiento". Daniel se identificó con una nación y le pidió a Dios que tuviera misericordia. Al igual que Daniel, identifícate con nuestra nación y pídele a Dios que tenga misericordia, también, puesto que los malos de esta nación seguramente no van a orar por ellos mismos.

Debemos confesar nuestro orgullo y materialismo, el abandono de los pobres, nuestro racismo, la inmoralidad sexual, el asesinato sin piedad de los no nacidos, y el humanismo ateo que ha invadido y penetrado nuestras escuelas públicas.

Debemos orar como lo hizo nuestro Salvador cuando estaba colgado en la cruz: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen", (Lucas 23:34). Luego, ora con preocupación espiritual para que busquen Su perdón ellos mismos.

* Ora con inspiración espiritual

¿Cuáles eran las preocupaciones de Daniel cuando oró? La eliminación de la culpa (véase Daniel 9:16) y la restauración de la gloria (véase Daniel 9:17-19). 

Tenemos que orar para que Dios nos limpie y retire nuestra culpa. Sin esto, no podemos esperar que Dios traiga una reforma. La forma en que Lo alabamos con una multitud de pecados, ¡Él tiene una multitud de misericordia!

¡Ay, que cada cristiano tuviera un ardor, un anhelo del corazón por la gloria de Dios! Queremos ver la gloria de Dios se propague sobre esta tierra. Queremos ver que Dios haga algo que no puede ser explicado por los expertos de la televisión, presentadores de noticias y periodistas de los periódicos. Queremos algo que no se pueda explicar por la tecnología, la personalidad, la propaganda o la persuasión.

Es tiempo de oración en Estados Unidos. Queremos pedirte una última vez, ¿estás orando en tierra firme? Santiago 5:16 dice: "Confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho".

La oración es nuestro mayor recurso y Dios es nuestra única esperanza verdadera. Sólo la oración puede contener la marea creciente del pecado y el juicio de Dios, y extender la mano de purificación y sanidad de Dios. ¿Quieres orar?

 

Por A.R. el 21/01/2008.s