Madres sanas, familias sanas: cómo las madres son cruciales para el éxito de la familia

FamilyFacts.org No. 45, 9 de mayo de 2013

Investigación en ciencias sociales demuestra consistentemente el papel crucial que desempeña la madre en el bienestar de sus hijos y su familia. Estudios recientes señalan cómo la crianza, el estado civil y la estabilidad materna, y su propio bienestar están correlacionados con el bienestar de sus familias.

            Calidad de tiempo con los niños pequeños. En general, parece que las madres pasan más tiempo con sus hijos. Según un estudio, entre 1981 y 1997, la proporción de tiempo semanal que las madres pasan con sus hijos aumentó de 25.4 por ciento a 31.5 por ciento ya que las madres asignaron menos tiempo al quehacer doméstico y tiempo libre, incluso cuando aumentaron el tiempo de trabajo. El principal aumento de tiempo se experimentó entre las madres con niños pequeños (menores de seis años de edad), en particular en su calidad de tiempo juntos, el cuidado y la participación en actividades con ellos. El estudio también encontró que las madres casadas, particularmente las madres con niños pequeños, tienden a pasar más calidad de tiempo con sus hijos que las madres solteras. 1

            Relación padre e hijo y las calificaciones en lectura y matemáticas. Un estudio en el 2011 que examinó datos de los logros de los niños entre las edades de cinco a 14 encontró que varios factores de la relación en casa y de madre e hijo estaban vinculados a sus logros en la lectura y las matemáticas.

La participación de la madre estaba relacionada con el éxito académico de los niños. Por ejemplo, los niños que tienden a obtener mejores resultados en las pruebas de evaluación de lectura y matemáticas no percibieron que sus madres se perdían una gran cantidad de eventos importantes en sus vidas; informaron que sus madres sabían dónde estaban cuando no estaban en casa; y viven en ambientes familiares de mayor calidad, medido por el número de libros en la casa, la disponibilidad de los periódicos a la familia, visitas a museos y teatros, la comunicación positiva y el cuidado entre la madre y el niño, y el estado físico de la vivienda. 2 Estudios recientes también confirman investigaciones anteriores que muestran cómo la calidad de la relación entre la madre y el padre y, en particular, el estado civil y la estabilidad, así como la participación religiosa de la madre pueden afectar significativamente el bienestar a través de la infancia de los niños.

            Calidad en la relación parental y la interacción de los padres con niños pequeños. Utilizando datos representativos de los padres y los niños nacidos a finales de la década de 1990 en las grandes ciudades de Estados Unidos, un estudio de 2011 analizó la relación entre la relación de calidad de los padres y su interacción con sus hijos pequeños. Se encontró que, para las madres, la calidad de sus relaciones con los padres se correlacionó con la crianza de sus hijos en los primeros tres años de la vida de sus hijos, en particular la forma en que participan con sus hijos: por ejemplo, la frecuencia de lectura y el contar historias, participar en juegos, jugar con juguetes, y cantar canciones o rimas con ellos. En concreto, la investigación demostró que se trataba de "la calidad de la relación que tiende a afectar a cómo las madres se involucran con sus hijos pequeños, en lugar de la interacción entre madre e hijo que afecta a los padres de los padres relación. Esta asociación disminuye con el tiempo cuando los niños estaban en preescolar. 3

            Asistencia religiosa de la madre y el bajo peso al nacer. En una muestra representativa a nivel nacional de las madres y los niños nacidos en las grandes ciudades de Estados Unidos, las madres que asistieron a los servicios religiosos con mayor frecuencia tenían menos probabilidades de dar a luz a bebés con bajo peso al nacer. Cada unidad de incremento en asistencia a servicios religiosos se asoció con una reducción del 15 por ciento en la probabilidad de tener un bebé con un peso bajo.

Por el contrario, el estudio encontró que las madres con problemas de salud mental y las que fumaban cigarrillos eran más propensas a dar a luz a bebés con un peso bajo al nacer. En particular, se consideró que el vínculo entre la asistencia religiosa y la reducción de riesgo de un peso bajo al nacer se explica en parte por la correlación negativa entre la asistencia a servicios religiosos y el tabaquismo de la madre. 4

            El matrimonio y las habilidades de alfabetización temprana. Entre los niños nacidos de madres no casadas, a los cuatro años, aquellos cuyas madres más tarde se casaron tendían a mostrar mayores niveles de habilidades de alfabetización que los compañeros de madres solteras vivir con los padres biológicos. Esta correlación entre el matrimonio y las habilidades de alfabetización más altos se asoció, en parte, con los ingresos del hogar. Familias casadas tienden a tener ingresos más altos en comparación con las familias que cohabitan, incluso las biológicas.

El estudio encontró que el bienestar psicológico de la madre y la interacción con sus hijos también fueron correlacionados con habilidades de alfabetización temprana. Los hijos de madres que indicaron menos síntomas depresivos tienden a mostrar mayores niveles de alfabetización, al igual que los niños de madres que con frecuencia los estimulan cognitivamente con actividades como la lectura de cuentos y cantar canciones. Entre las madres no casadas, las que se casaron después del parto tienden a proporcionar más estimulación cognitiva para sus hijos pequeños. 5

            Madres en las transiciones tempranas y la educación de los adolescentes. La estabilidad de la presencia de la madre en el hogar durante los primeros años (antes de los seis años) fue relacionado de manera significativa con los resultados escolares posteriores de los niños. Transiciones tempranas en [ausencia] de la madre se asociaron con promedios de calificaciones más bajas de los adolescentes, menores expectativas de ir a la universidad, y una mayor probabilidad de ser suspendido o expulsado de la escuela. 6

            La estructura familiar, la crianza y las características de las madres, y el abuso de sustancias en adolescentes. En comparación con los adolescentes en familias intactas (casadas y biológicas), los compañeros en las familias reconstituidas o en familias de madres solteras tenían un 34 por ciento de mayor probabilidad de fumar, y aquellos en los que cohabitan en familias reconstituidas tenían un 97 por ciento de mayor probabilidad de fumar. El aumento de la probabilidad de beber alcohol o hacer ambas cosas fueron similares, en la comparación de los adolescentes de familias divididas a los de familias intactas.

Las diferencias en la manera de criar de las madres y su propio comportamiento hacia el tabaquismo y la bebida alcohólica varió de acuerdo al estado civil de las madres, que aparenta encontrar una relación de la asociación entre la estructura familiar y el tabaquismo y la bebida alcohólica en el adolescente. Por otra parte, el estudio encontró que los adolescentes que reportaron sentirse más cerca de sus madres o los adolescentes de madres que ejercen un mayor control eran menos propensos a fumar o beber, o hacer ambas cosas. No es sorprendente que cuando las madres fumaban o bebían o hacían ambos, sus hijos adolescentes eran más propensos a fumar, beber, o hacer ambas cosas también. 7

            La estabilidad de la relación de la madre, la crianza de los hijos, y los problemas de comportamiento en los adolescentes. Un estudio reciente examinó la estabilidad del estado de la unión de las madres y la calidad de crianza y de su impacto en el comportamiento de los adolescentes entre las familias urbanas de ingresos bajos. Se encontró que la estabilidad de los matrimonios de las madres importaba. En comparación con los adolescentes en familias casadas e intactas desde su nacimiento, los hijos adolescentes de padres biológicos inicialmente solteros que más tarde se casaron y habían estado casados por lo menos dos años, así como aquellos con madres recientemente casadas​​, tendían a mostrar un mayor comportamiento delincuente y tendían a comportarse mal más seguido.

El estudio también encontró que la angustia psicológica materna se correlacionó con los niveles de angustia psicológica de los adolescentes, un bienestar emocional pobre y problemas de comportamiento. Además, los hijos adolescentes de madres que reportaron sentirse más estresadas acerca de ser padres eran más propensos a exhibir una conducta delictiva, un bienestar emocional pobre y problemas de conducta. La participación regular en actividades que fortalecen a la familia, sin embargo, estaba relacionado con menores niveles de delincuencia de los adolescentes y problemas de comportamiento. Es importante destacar que la estructura familiar y la estabilidad se asociaron con las cualidades de crianza de las madres que se correlacionan con los resultados del comportamiento de los adolescentes. Las madres que siempre estuvieron casadas, en promedio, estaban menos limitadas en su economía, eran más regular en su participación en actividades positivas con la familia, se estresaban menos ​​acerca de la crianza, menos angustiadas psicológicamente, y menos duras en su castigo hacia los niños, en comparación con las madres que permanecieron en las relaciones de cohabitación. 8

            Entorno familiar de los adolescentes y nacimientos fuera del matrimonio en adolescentes. La familia intacta parece proteger a los adolescentes de que se conviertan en padres solteros. En un estudio de los adolescentes nacidos de madres adolescentes, los que vivían con sus madres y padres biológicos a los 14 años se reduce la probabilidad de convertirse ellos mismos en padres adolescentes, en comparación con aquellos que sólo vivían con sus madres. 9

A pesar de décadas de investigación en ciencias sociales que indican que los niños tienden a hacer mejor cuando se crían en familias casadas e intactas, los niños cada vez están creciendo sin que su propia madre y un padre estén casados. Como ha observado un erudito a nivel nacional acerca de la familia, "quizás el cambio más profundo en la familia estadounidense durante las últimas cuatro décadas ha sido la disminución en la proporción de niños que crecen en hogares con ambos padres biológicos". 10 El aumento de procrear fuera del matrimonio y la cohabitación han contribuido de manera significativa a esta tendencia creciente. Hoy, más de cuatro de cada 10 niños que nacen son hijos de madres solteras, y casi uno de cada dos niños pasará algún tiempo con sus madres en relaciones de cohabitación. 11 Como demuestra la investigación, las madres son cruciales para el bienestar de sus hijos. Su propio bienestar, su comportamiento y su manera de criar puede tener un impacto significativo a lo largo de la infancia de sus hijos en una gran cantidad de resultados. Es importante destacar que la investigación sugiere que tanto las madres y los niños se ven afectados por la presencia y la participación de los padres en el hogar. Por otra parte, el estado civil de los padres y la duración de su relación parece importar para toda la familia. Los padres y los niños tienen más probabilidades de prosperar en familias intactas – donde los padres siempre están casados.

Referencias:

1  Ana I. Moro-Egio, “Changing Trends of Mothers’ Active and Passive Childcare Times”, Journal of Family Economic Issues, Vol. 33, Issue 1 (marzo de 2012), pp. 11–23.

2  Wen-Jui Han y Liana E. Fox, “Parental Work Schedules, and Children’s Cognitive Trajectories”, Journal of Marriage and Family, Vol. 73, No. 4 (octubre de 2011), pp. 962–980.

3  Marcia Carlson, Natasha V. Pilkauskas, Sara S. McLanahan, y Jeanne Brooks-Gunn, “Couples as Partners and Parents Over Children’s Early Years”, Journal of Marriage and Family, Vol. 73, No. 2 (abril de 2011), pp. 317–334.

4  Amy M. Burdette, Janet Weeks, Terrence D. Hill, y Isaac W. Eberstein, “Maternal Religious Attendance and Low Birth Weight”, Social Science & Medicine, Vol. 74, No. 12 (junio de 2012), pp. 1961–1967.

5  Jay Fagan, “Effects on Preschoolers’ Literacy When Never-Married Mothers Get Married”, Journal of Marriage and Family, Vol. 72, No. 4 (octubre de 2012), pp. 1001–1014.

6  Holly Heard, “Fathers, Mothers, and Family Structure: Family Trajectories, Parent Gender, and Adolescent Schooling”, Journal of Marriage and Family, Vol. 69, No. 2 (mayo de 2007), pp. 435–450.

7  Susan L. Brown y Lauren N. Rinelli, “Family Structure, Family Processes, and Adolescent Smoking and Drinking”, Journal of Research on Adolescence, Vol. 20, No. 2 (junio de 2010), pp. 259–273.

8  Heather Bachman, Rebekah Levine Coley, y Jennifer Carrano, “Low-Income Mothers’ Patterns of Partnership Instability and Adolescents’ Socioemotional Well-Being”, Journal of Family Psychology, Vol. 26, No. 2 (abril de 2012), pp. 263–273.

9 Elizabeth Wildsmith, Jennifer Manlove, Susan Jekielek, Kristin Anderson Moore, y Lisa Mincieli, “Teenage Childbearing Among Youth Born to Teenage Mothers”, Youth & Society, Vol. 44, No. 2 (junio de 2012), pp. 258–283.

10 Paul Amato, “The Impact of Family Formation Change on the Cognitive, Social, and Emotional Well-Being of the Next Generation”, The Future of Children, Vol. 15, No. 2 (otoño de 2005), pp. 75–96.

11 Sheela Kennedy y Larry L. Bumpass, “Cohabitation and Children’s Living Arrangements: New Estimates from the United States”, Demographic Research, Vol. 19 (julio-diciembre de 2008), pp. 1663–1692.