Datos sobre el aborto inducido en los Estados Unidos

Julio de 2013

INCIDENCIA DEL ABORTO 

• Aproximadamente la mitad de los embarazos en las mujeres estadounidenses son no programados, y aproximadamente cuatro de cada diez de éstos terminan en un aborto. [1] Veintidós por ciento de todos los embarazos (excluyendo los abortos involuntarios) terminan en aborto. [2]

• El cuarenta por ciento de los embarazos entre las mujeres blancas, el 67% entre las negras y el 53% entre las hispanas, son no planificados. [1]

• En el 2008 se realizaron 1.21 millones de abortos, lo que significó una disminución con relación a los 1.31 millones realizados en el 2000. Sin embargo, entre el 2005 y el 2008, la disminución a largo plazo de los abortos se estancó. Desde 1973 hasta el 2008, se produjeron cerca de 50 millones de abortos legales. [2] 

• Cada año, el dos por ciento de las mujeres entre 15 y 44 años se realiza un aborto. La mitad de ellas ya se ha realizado en el pasado al menos otro aborto. [2,3]

• Al menos la mitad de las mujeres estadounidenses habrá experimentado un embarazo no planificado al llegar a los 45 años, y, a este paso, una de cada 10 mujeres se habrá realizado un aborto a los 20 años, una de cada cuatro a los 30 años y tres de cada diez a los 45 años. [4,5]

Número de abortos anual por cada 1,000 mujeres de 15-44 años.

¿QUIÉN SE REALIZA ABORTOS?

• El dieciocho por ciento de las mujeres estadounidenses que se realizan abortos son adolescentes. Las que tienen entre 15 y 17 años se realizan el 6% de todos los abortos; las adolescentes entre 18 y 19, el 11% y las adolescentes menores de 15 años, el 0.4%. [6]

• Las mujeres de 20 años responden por más de la mitad de todos los abortos; las mujeres entre 20-24 años se realizan el 33% de todos los abortos, y las mujeres entre 25 y 29 años, el 24%. [6] 

• Las mujeres blancas no hispanas representan el 36% de los abortos, las mujeres negras no hispanas el 30%, las mujeres hispanas el 25% y las mujeres de otras razas el 9%. [6]

• El treinta y siete por ciento de las mujeres que se hacen abortos se identifican como protestantes y el 28%, como católicas. [6] 

• Las mujeres que nunca se han casado y no cohabitan con nadie representan el 45% de todos los abortos. [6]

• Alrededor del 61% de los abortos se lo realizan mujeres que tienen un hijo o más. [6]

• Cuarenta y dos por ciento de las mujeres que se realizan abortos, tienen ingresos por debajo del 100% del nivel federal de pobreza ($10,830 para una mujer soltera sin hijos). [6]

• Veintisiete por ciento de las mujeres que se realizan abortos tienen ingresos entre el 100 y el 199% del nivel federal de pobreza. * [6]

• Las razones que las mujeres dan para hacerse un aborto subrayan su comprensión de las responsabilidades de la paternidad y la vida familiar. Tres cuartas partes de las mujeres arguyen preocupación por, o responsabilidad hacia, otros individuos; tres cuartos dicen que no pueden mantener un niño; tres cuartos dicen que tener un bebe podría interferir con sus trabajos, escuelas o la capacidad para prestar atención a otras personas dependientes; y la mitad dice que no quisieran ser madres solteras o que están teniendo problemas con su esposo o pareja. [7]

USO DE ANTICONCEPTIVOS

• El cincuenta y cuatro por ciento de las mujeres que se realizan abortos usaron un método anticonceptivo (por lo general el condón o la píldora) durante el mes en que quedaron embarazadas. Entre estas mujeres, el 76% de las que usan la píldora y el 49% de las que utilizan condones reportan haber usado su método de manera inconsistente, mientras que el 13% de las que utilizan la píldora y el 14% de las que utilizan condón reportan un uso correcto. [8]

• El cuarenta y seis por ciento de las mujeres que tienen abortos no había usado un método anticonceptivo durante el mes en que quedaron embarazadas. De estas mujeres, el 33% se había percibido a sí mismas como de bajo riesgo de quedar embarazadas, el 32% había tenido preocupaciones acerca de los métodos anticonceptivos, el 26% había tenido sexo inesperado y 1% había sido forzada a tener relaciones sexuales. [8]

• El ocho por ciento de las mujeres que se realizan abortos nunca ha utilizado un método anticonceptivo; la no utilización es mayor entre aquellas que son jóvenes, pobres, negras, hispanas o menos educadas. [8]

• Aproximadamente la mitad de los embarazos no deseados se producen entre el 11% de las mujeres que están en riesgo de embarazo no deseado, pero que no están usando anticonceptivos. La mayoría de estas mujeres han practicado la anticoncepción en el pasado. [9,10]

PROVEEDORES Y SERVICIOS

• El número de proveedores de servicios de aborto en Estados Unidos se mantuvo estable entre 2005 (1787) y 2008 (1793). El ochenta y siete por ciento de los condados de Estados Unidos carecía de proveedores de aborto en 2008; 35% de las mujeres viven en esos condados. [2]

• El cuarenta y dos por ciento de los proveedores ofrecen abortos muy tempranos (antes de la primera falta de menstruación) y el 95% ofrecen aborto a las ocho semanas desde la última menstruación. El sesenta y cuatro ofrece al menos algunos servicios de aborto durante el segundo trimestre (13 semanas o más), y un 23% ofrece abortos después de las 20 semanas. Sólo el 11% de todos los proveedores de aborto ofrecen abortos a las 24 semanas. [2]

• En 2009, el monto promedio pagado por un aborto no hospitalario con anestesia local a las 10 semanas de gestación fue $451[2]

Cuando las mujeres tienen abortos*

El ochenta y ocho por ciento de los abortos se producen en las primeras 12 semanas de embarazo, 2006.

ABORTO TEMPRANO CON MEDICAMENTOS

• En septiembre de 2000, la Food and Drug Administration aprobó que se comercializara la mifepristona en los Estados Unidos como alternativa al aborto quirúrgico.

• En 2008, el 59% de los proveedores de abortos, es decir 1,066 instalaciones, proporcionaron uno o más abortos tempranos con medicamento. Al menos 9% de los proveedores ofrece sólo servicios de aborto temprano con medicamentos. [2]

• El aborto con medicamentos representó el 17% de todos los abortos no hospitalarios, y alrededor de una cuarta parte de los abortos antes de las nueve semanas de gestación, en 2008. [2]

SEGURIDAD DEL ABORTO

• El aborto es uno de los procedimientos médicos más seguros, con un mínimo riesgo -menos de un 0.5% - de complicaciones mayores que podrían no necesitar atención hospitalaria. [11]

• Los abortos realizados durante el  primer trimestre no implican prácticamente riesgo a largo plazo de problemas tales como infertilidad, embarazo ectópico, aborto espontáneo (aborto involuntario) o defectos de nacimiento, y poco o ningún riesgo de nacimientos prematuros o de bajo peso. [12]

• Revisiones exhaustivas realizadas por paneles convocados por los gobiernos británico y estadounidense han llegado a la conclusión que no existe una relación entre el aborto y el cáncer de mamas. Tampoco hay indicios de que el aborto sea un factor de riesgo para otros tipos de cáncer. [12]

• En repetidos estudios realizados desde principios de 1980, destacados expertos han llegado a la conclusión de que el aborto no representa un peligro para la salud mental de las mujeres. [13]

• El riesgo de muerte asociado al aborto aumenta a medida que avanza el embarazo, de una muerte por cada millón de abortos a las ocho semanas o antes, a una por cada 29,000 a las 16 a 20 semanas -y una por cada once mil a las 21 semanas o más. [14]

• Cincuenta y ocho por ciento de las pacientes que se han realizado un aborto dicen que les hubiera gustado habérselo realizado más temprano. Casi el 60% de las mujeres que han experimentado un atraso en la realización de un aborto, citan como causas el tiempo que tomó hacer los arreglos y recaudar el dinero. [15]

• Las adolescentes son más propensas que las mujeres mayores a retrasar la realización de un aborto hasta después de las 15 semanas de embarazo, cuando los riesgos médicos asociados con el mismo son significativamente mayores. [15]

LEYES Y DERECHOS

• En la decisión de 1973, Roe contra Wade, el Tribunal Supremo dictaminó que las mujeres, previa consulta con su médico, tienen derecho constitucionalmente protegido a tener un aborto durante las primeras etapas del embarazo - es decir, antes de la viabilidad - sin injerencia del Gobierno.

• En 1992, la Corte reafirmó el derecho al aborto en Planned Parenthood contra Casey. Sin embargo, el dictamen debilitó significativamente las protecciones legales que disfrutaban anteriormente las mujeres y los médicos, al darle a los estados el derecho a promulgar restricciones que no crearan una "carga excesiva" para las mujeres que quisieran un aborto. Actualmente treinta y cinco estados imponen a los menores que solicitan un aborto el consentimiento de los padres o leyes de notificación. El Tribunal Supremo dictaminó que los menores deben tener una alternativa a la participación de los padres, tales como la posibilidad de solicitar una orden judicial que autorice el procedimiento. [16]

• Incluso sin leyes específicas que involucren la participación de los padres, seis de cada diez menores de edad que tienen un aborto declaran que al menos uno de los padres lo sabía. [17]

• El Congreso ha prohibido el uso de fondos federales de Medicaid para pagar abortos, excepto cuando la vida de la mujer pudiera correr peligro al llevar un embarazo a término, o en casos de violación o incesto.

• Diecisiete estados utilizan fondos públicos para pagar abortos en el caso de algunas mujeres pobres, pero sólo cuatro lo hacen de manera voluntaria; el resto lo hace en virtud de una orden judicial. [18] Alrededor del 20% de las pacientes que se realiza un aborto informa utilizar el Medicaid para pagar por ellos [6] (prácticamente todas en los estados en los cuales se pagan los servicios de aborto con los dólares del estado). [19]

• En 2006, servicios de planificación familiar financiados con fondos públicos ayudaron a las mujeres a evitar 1.94 millones de embarazos no planificados, lo que probablemente se hubiera traducido en unos 860,000 nacimientos no deseados y 810,000 abortos. [20]

REFERENCIAS

1. Finer LB y Zolna MR, Unintended pregnancy in the United States: incidence and disparities, 2006, Contraception, 2011, doi: 10.1016/j.contraception.2011.07.013.

2. Jones RK y Kooistra, K., Abortion incidence and access to services in the United States, 2008, Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 2011, 43(1):41-50.

3. Jones RK et al., Repeat abortion in the United States, Occasional Report, New York: Guttmacher Institute, 2006, No. 29.

4. Henshaw SK, Unintended pregnancy in the United States, Family Planning Perspectives, 1998, 30(1):24–29 & 46.

5. Jones RK y Kavanaugh ML, Changes in abortion rates between 2000 and 2008 and lifetime incidence of abortion, Obstetrics & Gynecology, 2011, 117(6):pp-pp.

6. Jones RK, Finer LB y Singh S, Characteristics of U.S. Abortion Patients, 2008, Nueva York: Guttmacher Institute, 2010.

7. Finer LB et al., Reasons U.S. women have abortions: quantitative and qualitative perspectives, Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 2005, 37(3):110–118.

8. Jones RK, Darroch JE y Henshaw SK, Contraceptive use among U.S. women having abortions in 2000–2001, Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 2002, 34(6):294–303.

9. Finer LB y Henshaw SK, Disparities in rates of unintended pregnancy in the United States, 1994 and 2001, Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 2006, 38(2):90–96.

10. Mosher WD et al., Use of contraception and use of family planning services in the United States: 1982–2002, Advance Data from Vital and Health Statistics, 2004, No. 350.

11. Weitz TA, et al., Safety of aspiration abortion performed by nurse practitioners, certified nurse midwives, and physician assistants under a California legal waiver, American Journal of Public Health, 2013, 103:454-461.

12. Boonstra HD et al., Abortion in Women’s Lives, Nueva York: Guttmacher Institute, 2006.

13. Major B et al., Report of the Task Force on Mental Health and Abortion, American Psychological Association, Task Force on Mental Health and Abortion, 2008, Washington, DC, <http://www.apa.org/pi/wpo/mental-health-abortion-report.pdf>, consultado el 29 de abril de 2010.

14. Bartlett LA et al., Risk factors for legal induced abortion-related mortality in the United States, Obstetrics & Gynecology, 2004, 103(4):729–737.

15. Finer LB et al., Timing of steps and reasons for delays in obtaining abortions in the United States, Contraception, 2006, 74(4):334–344.

16. Guttmacher Institute, Parental involvement in minors’ abortions, State Policies in Brief, 2010, <http://www.guttmacher.org/statecenter/spibs/spib_PIMA.pdf>, consultado el 16 de diciembre de 2010.

17. Henshaw SK y Kost K, Parental involvement in minors’ abortion decisions, Family Planning Perspectives, 1992, 24(5):196–207 & 213.

18. Guttmacher Institute, State funding of abortion under Medicaid, State Policies in Brief, 2010, <http://www.guttmacher.org/statecenter/spibs/spib_SFAM.pdf>, consultado el 16 de diciembre de 2010.

19. Sonfield A, Alrich C y Gold RB, Public Funding for Family Planning, Sterilization and Abortion Services, FY 1980–2006, Reporte ocasional, Nueva York: Guttmacher Institute, 2008, No. 38.

20. Gold RB, Sonfield A, Richards CL y Frost JJ, Next Steps for America’s Family Planning Program: Leveraging the Potential of Medicaid and Title X in an Evolving Health Care System, Nueva York: Guttmacher Institute, 2009.

Figura 1: Cantidad de abortos por cada 1,000 mujeres de entre 15 y 44 años, por año.

Fuente: Jones RK y Kooistra, K., Abortion incidence and access to services in the United States, 2008, Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 2011, 43(1):41-50.

Figura 2: Cuando las mujeres tienen abortos

Fuente: Centers for Disease Control and Prevention, Abortion surveillance—United States, 2006, Morbidity and Mortality Weekly Report, 2009, Vol. 58, No. SS-8.

* Las pautas de pobreza se actualizan periódicamente en el Registro Federal por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos bajo la autoridad de 42 USC 9902 (2).