El cristianismo y el estado

Adaptado de el cristianismo y el estado - Chalcedon.edu

El acuerdo constitucional original no propuso una "separación de Iglesia y Estado", aunque esa frase se utiliza cada vez más por los tribunales para resumir la posición constitucional. Debido a que todos los estados tenían sus propios asentamientos religiosos o establecimientos, la Primera Enmienda sólo prohibió al Congreso o al Gobierno Federal de entrar en una zona donde la jurisdicción estaba reservada a los estados. Los estados tenían el derecho de hacer este tipo de establecimientos o asentamientos que ellos o sus subordinados, los condados y ciudades, optaran por hacer. Sólo después de que la Decimocuarta Enmienda fue interpretada por la Corte Suprema para aplicar a todos los estados hubo una negación del poder de los estados para hacer este tipo de establecimientos. Regresando al supuesto problema de "la Iglesia y el Estado", no hay ninguna posibilidad de una solución de la cuestión básica hasta que se formule la pregunta correctamente. Hablar de un problema de la iglesia y el estado es de excluir cualquier solución.

¿Cuál es entonces el problema básico? No sólo es cada iglesia una institución religiosa, sino cada estado u orden social es un establecimiento religioso. Cada estado es una orden de ley y cada orden de ley representa una moral promulgada, con procedimientos para la aplicación de la moralidad. Toda moral representa una forma de orden teológico, es decir, es un aspecto y una expresión de una religión. Por lo tanto, la iglesia no es la única institución religiosa, el Estado también es una institución religiosa. Más a menudo que la iglesia, el estado ha sido la institución religiosa central de la mayoría de las civilizaciones a través de los siglos. La guerra entre el Imperio romano y la iglesia de los primeros siglos después de Cristo era una guerra religiosa, una lucha entre dos demandantes que representaban a las religiones rivales y querían ordenar a la sociedad de acuerdo a su fe. Las reclamaciones de cada fe eran de una demanda total, como son todas las exigencias religiosas. Por lo tanto, los Puritanos de Estados Unidos sostenían que la Biblia es "la verdad revelada y la fuente de toda razón y moral". De la misma manera, los humanistas de hoy creen que la afirmación de la autonomía del hombre y su mente constituye la fuente de toda verdadera razón y moral.

Volviendo al problema básico hoy en día, el verdadero problema no es entre la iglesia y el estado, sencillamente es esto: el Estado como una institución religiosa ha separado progresivamente al cristianismo como su fundamento de la ley, y, mientras profesan neutralidad, de hecho ha establecido al humanismo como la religión del estado. Cuando la religión de un pueblo cambia, inevitablemente sus leyes reflejan el cambio y se conforman a la nueva fe y a la nueva moral. Ha habido una decepción por parte de los tribunales, por su profesión de neutralidad religiosa, ya que han sustituido una religión por otra, el humanismo en vez del cristianismo. Sin embargo, la razón básica ha sido el colapso teológico de las iglesias, y esto es cierto de todas las iglesias. En los círculos evangélicos dominantes, este colapso se dio primero. Hudson le ha referido a esto como "la enfermedad más profunda…la erosión teológica que sucedió durante el siglo XIX". En el evangelicalismo, "las definiciones doctrinales tendían a descuidarse y solo enfocarse en la ‘religión del corazón’ y la ‘experiencia de la conversión’". Este colapso teológico llevó a la creencia insostenible en la neutralidad religiosa y a la rendición de las escuelas cristianas a la educación estatal. Como resultado, el humanismo se convirtió en la religión oficial del estado y la escuela, y, por infiltración, de las iglesias también.

Como resultado, en la mayoría de los países hoy en día, y no menos en los Estados Unidos, el humanismo es la religión establecida del estado y es progresivamente la fuente del revisionismo legal. El humanismo es también la religión establecida de las escuelas, en la mayoría de las iglesias, y en gran parte de la sociedad. El cristianismo es bastante lógica y progresivamente excluido del estado, la escuela y la iglesia y tiene una posición débil y poco sostenible en la vida moderna. Probablemente carece de una persecución extensa y organizada en la mayoría de los países debido a la ortodoxia cristiana que se ha vuelto progresivamente más débil y cada vez menos relevante.

La reactivación de la fuerza cristiana por lo tanto precipitaría un conflicto importante, en el que va a constituir una amenaza para el sistema humanista. En los últimos años, pocos han temido a la iglesia, porque la iglesia ha sido impotente y se convirtió en un aliado del humanismo. Existen evidencias ahora que esto puede cambiar.

A menos que el Estado se someta bajo el trino Dios, no hay esperanza para la libertad, ya sea para la iglesia o para los hombres. Si el Estado es su propio dios y su propia fuente para la moralidad, entonces el Estado no puede hacer nada malo, y ningún hombre tiene entonces el derecho o la libertad de diferir o para desafiar al Estado.

Una vez más, si el Estado es equivalente al gobierno, entonces no hay libertad para el hombre, porque la libertad es inseparable del autogobierno bajo Dios. Por lo tanto, la comunidad cristiana debe afirmar la prioridad de la ley – la Palabra de Dios como la unión de toda la vida, incluyendo a la iglesia, el estado, y la escuela. Los cristianos deben volver a asumir el control del gobierno en la educación, el bienestar, la salud y otras esferas. Básico a esta toma de posesión es el diezmo. 

A veces en el pasado, el conflicto entre la Iglesia y el Estado ha sido un conflicto institucional, a veces por el poder, y, a menudo por razones de principios de jurisdicción. Ahora ha llegado a ser más que una contienda de competencia: es un conflicto religioso, y una guerra a muerte. El estado humanista moderno es un dios celoso de la historia, y no va a tolerar a ningún rival. He ahí el porque de su guerra contra el cristianismo. Sin embargo, en esta lucha, el Estado ha asumido un conflicto con un poder mucho más grande que él mismo. Conforme las potencias mundiales humanistas toman"consulta unidos contra el Señor y contra Su Ungido" planeando derrocar Su ley y el gobierno, "El Señor, el que reina en el cielo, se ríe de ellos", (Salmos 2:4). Él quebrará a Sus enemigos con una vara de hierro.